Sociedad Rural Salteña

 
 
  01-09-16 | Discurso Presidente de CRA
DISCURSO DE DARDO CHIESA, PRESIDENTE DE CRA
 
 

Es un honor para mí hoy estar en Salta en el año del Bicentenario de la Independencia trayendo la palabra y la visión de CRA de cómo vemos esta coyuntura que nos pone la historia, como los puso alguna vez hace 200 años a los héroes y a los próceres que lucharon por nuestra Patria.

Estamos en un período bisagra y es cierto, estamos saliendo quizás, de una de las etapas más oscuras de la historia Argentina. Una etapa en la que se sembró la rivalidad y la discordia. Se destruyeron las instituciones y se destruyó hasta la historia vulnerando hasta nuestros próceres, tratando de imponer un relato a medida de un gobierno populista.

A modo de ejemplo, el otro día en Corrientes recordábamos cómo se habían retirado los Granaderos a Caballo de la localidad de Yapeyú. Una payasada histórica que no tiene parangón en la historia del mundo: hacer semejante ofensa al Padre de la Patria.

Dardo Chiesa, Presidente de CRA

Sin embargo hoy, a pesar de los daños y a pesar del enfrentamiento, nos encuentra a todos juntos tratando de recomponer este país. Y es cierto que ha venido un Gobierno de puertas abiertas. Un gobierno que nos recibe y que está ávido de cerrar esa grieta. Que trabaja todos los días para solucionar los problemas. Fue así que nos quitaron las retenciones, menos a la soja -recordemos que todavía pagamos el 30%-. Tengamos en cuenta que el productor de soja sigue comprando con un dólar de $15 y vendiendo con un dólar de $10.

Tenemos que pensar que el sector agropecuario siempre aportó y que este país nació del sector agropecuario y que va a funcionar con los sectores agropecuarios y agroindustrial.

Nos devolvieron la libertad de comercio. Haber eliminado los ROEs es habernos dado de vuelta la libertad de comercio. Hoy podemos comprar y vender sin estar en ninguna lista, sin tener que pedir permiso y eso es invalorable. Podemos cobrar en la moneda que queramos y vender en el lugar que queramos. Pero, quedan muchos desafíos. Quedan muchos desafíos que le corresponden al gobierno y quedan muchos desafíos que nos corresponden a nosotros. Porque en todos estos años oscuros perdimos hasta la actitud de ocupar los lugares que necesitábamos. Así nos encontramos con muchas desigualdades a la hora de tener que comercializar nuestros productos y sobre todo, cuanto más perecederos son o cuanto más distantes están de los mercados. Hoy el sector lechero sufre una de las peores crisis. El productor cobra apenas $4 y ya anunció el CIL (Centro de la Industria Lechera) que el septiembre estaría pagando $3,85. Sin embargo la leche en los supermercados vale arriba de los 18 o 20 pesos.

Hoy un productor de Rio Negro cobra entre $2 y $2,50 por las peras y las manzanas y en un supermercado cuestan entre 35 y 40 pesos. Hay una inequidad en la distribución, tremenda. También es cierto que un exsecretario de comercio o dos –Moreno y Acosta- señalaban con el dedo quién ganaba plata y quién no ganaba. Se sentaban con 5 cuentas de supermercados y definían cómo iban a ser los precios y cómo se repartían las cargas. Eso se debe terminar y ahí si necesitamos la ayuda del Gobierno Nacional. Necesitamos que el Ministerio de Agroindustria, que nos ayuda mucho, junto al Ministerio de la Producción y la Secretaría de Comercio, nos ayuden a poner un poco de orden en la comercialización.

Yo sé que tenemos un futuro promisorio, pero nuestros tamberos, nuestros productores de peras, manzanas, citrus, de las economías regionales; no van a llegar a ese futuro promisorio si no les estiramos una mano hoy. La plata no siempre la tiene que poner el gobierno, la plata está en la cadena y hay que resolver los problemas de la cadena para que las rentabilidades sean más justas.

Hay muchas cosas por delante. Hoy se está pensando en un Plan Belgrano y estamos participando todos. El Ministerio de Agroindustria abrió las puertas para la participación. Hay un Plan Ganadero del Noa que se está gestando con mucha responsabilidad y es cierto que se está trabajando, pero en el mientras tanto tenemos que llegar con soluciones rápidas a nuestros productores.

Hoy el productor de soja y el de maíz, como estas las cosas, no llega a los puertos. Hay que pensar en mejorarles las condiciones de los fletes. Hay que ayudar a que los productos lleguen. Quizás también hay que pensar en poder embarcar por puertos chilenos y esto lo venimos hablando con Cancillería.

Atrás de la Cordillera y a pocos kilómetros hay puertos chilenos que permitirían cargar nuestras mercaderías, nos ahorraríamos fletes y, por sobre todas las cosas, para productos perecederos podríamos ahorrar entre 17 y 20 días de barco. Eso es vida de nuestros productos y es mayor valor de los productos cuando llegan a mercado.

Tenemos que pensar en los problemas ambientales. La Ley de Ordenamiento Territorial y el uso de la tierra más la titularidad de los predios, hoy constituyen un freno para el desarrollo económico de la provincia de Salta y de muchas otras provincias. Los problemas ambientales se resuelven con ciencia y tecnología. No se resuelven con doctrinas fáciles de color verde.

Para el año 2050 el mundo va a tener 10.000 Millones de habitantes y la mala noticia es que hoy no existe la tecnología para darles de comer a tanta gente. De la mano de la tecnología y de la incorporación de nuevas tierras capaces de producir en forma sustentable, es como el mundo va a resolver el problema del hambre en el 2050. El 2050 está aquí a la vuelta. Veamos a cualquiera de los chiquitos que corretean entre los palos de esa cerca (refiriéndose a los chicos que juegan en la cerca de la pista de la Rural Salteña), ya estamos pensando en ellos. El desafío está y este tema lo tenemos que resolver.

Si hay un tema en el que tenemos absoluta coincidencia con el Gobierno nacional es que todo lo que hagamos tiene que estar basado en pobreza Cero y pleno empleo. Eso significa que todas estas soluciones tienen que venir de la mano del desarrollo, la inversión y el trabajo en nuestros pueblos. Tenemos que generar el valor agregado. Tenemos que generar producción pero de la mano de nuestros pueblos y de nuestra gente. Cada camión de soja, de maíz y de carne que se van, son horas de trabajo que se van para otro lado y no se hacen acá. No nos quejemos después si mandamos los chicos a estudiar y cuando vuelven no encuentran la contención y miran a Buenos Aires o peor todavía EE.UU o el otro lado del océano. Porque si los preparamos les tenemos que dar la contención.

Tenemos un gran desafío cuando pensamos en estos temas. Hoy se va a debatir en el Congreso una Ley de semillas que intenta resolver un conflicto y esperemos que así sea. Pero, si miramos como se provee la genética animal, donde miles de cabañas repartidas alrededor de nuestros pueblos generan la genética adaptada a nuestra zona y dan trabajo, empleo y arraigo a toda nuestra gente. Hoy podemos comprar un toro aquí en Salta porque tenemos un montón de cabañas. Tucumán tiene las suyas y el Chaco también, así como en La Pampa. Siempre hay una cabaña cerca que aporta materiales genéricos de alta calidad y mucha gente trabajando detrás de eso. La genética se paga y bien que se paga.

Que distinto es el modelo de la genética vegetal, donde va a terminar concentrada en dos grandes compañías y donde vamos a tener que terminar adaptando los materiales que nos impongan. Hoy Salta no tiene maíces tropicales. Tiene que terminar adaptando la tecnología de los maíces templados o semitemplados porque no tiene la tecnología adaptada a su hábitat. Estas cosas no pueden pasar. Terminemos de arreglar un conflicto que ya lleva más de 12 años. CRA va a poner todo de si para hacerlo, pero empecemos a pensar en modelos que nos den trabajo, arraigo y que garanticen que nuestros jóvenes se queden y con orgullo puedan decir que esta genética les pertenece.

Vienen tiempos difíciles. Son tiempos de reconstrucción. Son tiempos donde hay que participar. Hoy no hay espacios para esperar que otros hagan. Siempre es mucho más difícil pararse en la vereda del frente y criticar, que participar. La vereda del frente debería estar tapiada. Hoy no tenemos tiempo. Hoy la Argentina necesita salir adelante. Otros países nos están superando y con creces. Tenemos que terminar con el flagelo de la inflación y también tenemos que encarar una reforma impositiva profunda. Hoy tenemos los costos laborales más caros del mundo, los fletes más caros y la presión impositiva al sector privado que se hace casi impagable. Sabemos que estamos en crisis pero tenemos que empezar a mejorar. Si no contralamos la inflación y si no hablamos de bajar el costo Argentino es muy difícil de que se generen nuevas inversiones. El llamado es a participar. En eso hago un reconocimiento muy espacial a nuestros jóvenes ateneístas que son nuestro futuro y nuestro recambio. Las personas pasan y las instituciones quedan

Tenemos que mirar hacia el futuro y el trabajo no es fácil. Hay que participar. Hay que opinar. Hay que poner trabajo. Hay que usar materia gris. Hay que ponerse a escribir.

Son tiempos de desafío. Son tiempos de quiebre pero no dudo que desde el sector agropecuario, que alguna vez supo poner banca y juntarse en la ruta en la lucha contra la resolución 125, decirle a un gobierno que venía por todo: hasta acá llegaron. Podamos ahora con la misma actitud poner lo que hay que poner para lograr la Argentina que todos nos merecemos. Muchas gracias.

 


 
braford
IPCVA
Brangus
   
  
 
Sociedad Rural Salteña - Avda. Gato y Mancha 1460- Salta - 0387 4235230 | 4231806