Sociedad Rural Salteña

 
 
  30-12-09
El año se termina
 
 

Estuvo cargado de sentimientos encontrados, pero la frustración y la desesperanza van quedando atrás. Vislumbramos otro horizonte y poco a poco van reapareciendo las ganas de continuar y acrecentar los esfuerzos.

La Sociedad Rural Salteña, por mi intermedio, le quiere hacer llegar un fraternal saludo a la enorme Familia Campesina de Salta, con quien estuvimos durante todo el año trabajando, a pesar de los inconvenientes, para hacer realidad distintas actividades de capacitación consistentes en seminarios, encuentros, congresos y el broche de oro que significó nuestra exitosa Expo Rural 2009.

Este saludo navideño está imbuido de un espíritu de esperanza. Comprobamos este año que con la participación y el compromiso permanente con la suerte de nuestra Argentina, colaboramos para que el año termine con nuevas y positivas expectativas, lo que nos parecía imposible de lograr cuando comenzábamos este difícil año 2009.

Una nueva escena política se visualiza, y con ella renacen la ilusión de poder contribuir con nuestro esfuerzo para generar ese nuevo país de justicia e igualdad que todos soñamos.

Se superan las crisis macroeconómicas que azotaron al mundo. Renacen las condiciones favorables para nuestra actividad en ese nuevo contexto internacional. Deberemos, más que nunca, aunar nuestros esfuerzos para que el Estado genere las condiciones necesarias que posibiliten trabajar, y comercializar libremente.

Por otro lado, tenemos por delante un gran desafío: convencer a nuestros Gobiernos Provincial y Nacional, y a nuestros conciudadanos, que más que nunca el despegue del NOA está ligado al crecimiento de la actividad agropecuaria. Precisamos debatir y consensuar un programa que permita que de una vez por todas Salta y la región se conviertan en el Polo Ganadero Argentino. Para ello, necesitaremos ponernos de acuerdo todos los salteños, en el mejor modo de desarrollar las zonas inexplotadas para incorporar a sus habitantes al trabajo que permite una vida digna.

El reto consiste en buscar las mejores tecnologías, estudiar, convocar a expertos y abrir la discusión a la sociedad toda. Nos sabemos responsables por la preservación del medio ambiente. Sabemos que nuestra intervención debe estar acompañada de seriedad y compromiso con las generaciones futuras.

Los productores salteños estamos acostumbrados a responder a los retos que los tiempos nos imponen. Pudimos crecer incorporando genética, capacitando a nuestra gente, aplicando nuevas tecnologías y, sobre todo adaptándonos a los cambios con mentalidad moderna y abierta. Quisiéramos transmitir a la sociedad toda que estamos en condiciones de liderar con responsabilidad el camino de grandeza que potencialmente los nuevos tiempos nos muestran.

Nuestra incorporación a Confederaciones Rurales Argentinas, luego de conformar FEDERSAL con otras Instituciones que representan a los productores salteños, nos posibilitará contar con el acompañamiento a nivel nacional para ir concretando acciones que nos ayuden en este esfuerzo. Era un anhelo de nuestra Comisión Directiva lograr la consolidación de la unidad del sector, ya que sabemos que juntos seremos más fuertes. Hemos logrado encontrar los acuerdos y los objetivos comunes que hacen que merezca la pena el empeño que nos requirió este difícil año.

Trabajamos laboriosamente en armonía. Las Instituciones, los productores y los jóvenes.

Me gustaría resaltar especialmente el compromiso de nuestros muchachos del Ateneo de la Sociedad Rural Salteña. Fueron capaces de responder a la convocatoria de incorporarse al trabajo con entusiasmo y responsabilidad. A sus flamantes autoridades les auguramos el mayor de los éxitos, y que logren liderar y responder con nuestro acompañamiento, a las necesidades de formación del grupo que ha puesto en ellos sus expectativas. Del Ateneo de Jóvenes emergerá la nueva dirigencia agropecuaria. Seguramente estarán a la altura de las circunstancias cuando llegue el día de ocupar nuestro lugar. Son nuestra esperanza.

A la Familia Rural, los convocamos a la participación y el compromiso de todos sus miembros. Tenemos un largo camino que transitar, ya que está más cerca el cambio que nos llevará a mejores tiempos, pero que deberemos conquistar. El esfuerzo, para ser fecundo, debe ser de todos. Cada uno desde su lugar y desde sus posibilidades, es necesario para avanzar en nuestro crecimiento.

Un espacio aparte para agradecer a la Comisión Directiva que me acompaña. Compuesta de hombres cabales, cuya honradez intelectual enaltece a la Sociedad Rural Salteña, ha imbuido a la labor que desarrollamos de jerarquía y eficacia. Espero que el nuevo año sea el de la cosecha, tanto en el campo como en lo personal, su familia y la actividad gremial.

Al personal administrativo, el reconocimiento a su abnegación y eficiencia. La labor silenciosa pero indispensable que realizan, son el andamiaje en el que se asienta todo nuestro accionar. Que el Señor colme de bendiciones a ellos y sus familias.

Al Pueblo de Salta, cuya tradición siempre fue la de enaltecer los grandes valores de nuestra argentinidad, le deseamos que comience por fin a hacerse realidad para su gente el camino de la libertad que significa el acceso a la educación y capacitación sin exclusiones, a tener viviendas dignas, atender su salud con excelencia y, sobre todo, a ganarse el sustento con el trabajo, que permita la realización personal y social que devuelva la esperanza en el futuro.

Que el Niño Dios nos bendiga a todos. Feliz Navidad.

 


 
Brangus
braford
IPCVA
   
  
 
Sociedad Rural Salteña - Avda. Gato y Mancha 1460- Salta - 0387 4235230 | 4231806