Sociedad Rural Salteña

 
 
  20-10-09
Campesinos somos y campesinos queremos seguir siendo
 
 

En su discurso, Mussari se refirió a la contribución que hizo el campo argentino en la crisis de principio de siglo y la situación actual, a los problemas del campo salteño, la realidad social de la provincia y el estado de ánimo de los productores.

Durante todo el fin de semana, el campo visitó la ciudad para mostrar el resultado de la inversión y del trabajo que se viene realizando en aras del crecimiento del NOA. A pesar de la situación que atraviesa el sector, en la Rural se vió que el campo sigue apostando a futuro, generando fuentes de trabajo en el presente.

El domingo, el público salteño se acercó a la Rural para participar de la inauguración oficial, el desfile, la actuación de la Estirpe Salteña, la tradicional barrida de los caballos peruanos y la jineteada.

En la pista central de la Rural, quedó demostrado que “Cuando del Campo crece, el norte se desarrolla”. Los campeones, formados en la pista central, ejemplares del NOA, NEA y Centro, fueron un reflejo de ello y de la integración que está teniendo la actividad ganadera entre las distintas zonas del país. Ese día, estuvieron presentes cabañeros, criadores, profesionales, empresas de insumos y servicios que confían en el desarrollo sustentable de la región.

El acto inaugural de la muestra estuvo encabezado por el Ing. Carlos Mussari, presidente de la Sociedad Rural Salteña, acompañado por Alejandro L. Delfino, Vicepresidente SRA; Ricardo Buryaile, Vicepresidente de CRA; el Gobernador de la provincia de Salta, Juan Manual Urtubey; ex presidentes de la SRS, y las autoridades de las instituciones y cámaras del sector, que participaron desde el palco oficial.

“Campo somos todos y juntos somos más” afirmó convencido Carlos Mussari saludando a los presidentes de las entidades rurales que conforman FEDERSAL, con quienes está trabajando de forma mancomunada.

Mirando los campeones en la pista, el presidente de la Rural mencionó “el producto del trabajo que a pesar de todas las dificultades es capaz de hacer nuestra gente. La cantidad y la calidad que hoy mostramos aquí nos convierte en una de las mejores vidrieras del campo de nuestro país. Aquí hay futuro de grandeza, genética de punta, profesionalismo”, dijo.

Se lamentó no poder festejar como debiera. “Hoy estamos aquí, en lo que debería ser una fiesta, porque tenemos mucho para mostrar, resultado de lo que nuestro esfuerzo logra año tras año en Salta y el Norte Argentino. Lamentablemente sólo tenemos para festejar el tesón y la fuerza con que los productores encaramos día tras día nuestro trabajo, que aquí se pone en evidencia en productos de la mejor calidad que se destacan a nivel mundial”.

“Es mi deseo que pronto llegue el día que nos reúna a todos para festejar, que el fruto de nuestros esfuerzos se valore, y se nos otorguen condiciones que nos permitan despreocuparnos de las malas políticas para generar, con todo nuestro potencial, el crecimiento que nos sabemos muy capaces de alcanzar”, anheló el presidente de la SRS.

Sin entender las razones de tanta discriminación hacia el campo, Mussari explicó de qué manera el sector contribuyó a que Argentina, “inmersa en una crisis inédita, aprovechara en su momento las condiciones internacionales afortunadas, y despegue creciendo en su ingreso de divisas de una forma que en la historia no se había visto”, sostuvo. “Los grandes productores junto a los pequeños y medianos, sin aporte estatal alguno, con esfuerzos privados, nos preparamos y logramos extraordinarias respuestas productivas cuando se produjo el crecimiento del mercado mundial”, refiriéndose al crecimiento demográfico y la demanda de alimentos a nivel mundial.

Para dar una respuesta eficiente a esa demanda, los productores se capacitaron, cooperaron, invirtieron en tecnología, modernizaron sus establecimientos y compartieron conocimientos con empleados y colaboradores. Paralelamente, creció la industria derivada de esa producción, multiplicando la mano de obra y la actividad económica del interior.

“No es cierto que Argentina es exportadora de productos primarios”, declaró. “La soja se exporta como aceite y derivados. La carne, envasada, refrigerada y procesada. Los cueros curtidos se usan fundamentalmente en la industria automotriz y en la industria de la moda. El trigo se exporta como harina, el girasol como aceite, el maíz como carne. La leche como quesos y leche en polvo”, enumeró.

Con la modernización volvieron a abrirse las fábricas y crecían en los pueblos los pequeños emprendimientos que brindaban servicios. Los hijos de los chacareros estudiaban en la universidad. Se mejoraban las viviendas rurales generando trabajo a albañiles, carpinteros, electricistas y plomeros.

“Todo era movimiento, crecía la creatividad y, sobre todo, la fe en el futuro”, recordó el presidente de la Rural.

Los errores del Estado

“Paralelamente, y con toda irresponsabilidad, crecían los gastos del Estado. El fruto de nuestro esfuerzo se usó para enriquecer el clientelismo político. Se encararon obras públicas que costaban fortunas y no reflejaban avances importantes en infraestructura, escuelas de calidad u hospitales en las zonas rurales. La Nación nos castigó con un impuesto extraordinario que grava a la producción, sin tener en cuenta las rentas”.

“Comenzó con un porcentaje mínimo que todos estuvimos dispuestos a aportar, ya que sabíamos que la crisis generaba hambre y había desnutrición infantil en todo el país. Pero la voracidad fiscal se fue incrementando hasta hacerse insoportable, destruyendo primero a los más débiles, que son los productores más pequeños, y poco a poco a todos nos perjudicó”.

En el mismo tono, Mussari enumeró las “trabas de todo tipo que hacen difíciles los trámites que antes eran fáciles”. Se refrió al cierre de las exportaciones, la transformación de la ONCCA en una “máquina de impedir y poner trabas a la comercialización de nuestros productos”, la intervención del mercado de Liniers, que dejó de ser “el gran referente que permitía que por la oferta y la demanda se fijen precios guía para la comercialización en todo el país”.

“Trabaron la libre exportación de carne con el discurso de permitir que llegue a la mesa de los argentinos la carne a precio accesible. Y lograron que el productor cobre cada vez menos, mientras los consumidores pagan cada vez más. Menos argentinos pueden comer buena carne, mientras los productores ganaderos no pueden mantener sus existencias, y por primera vez en nuestra historia se comienza a considerar la importación de carne”

“Lograron que los representantes en el Congreso traicionaran a la gente que los votó y no puedan caminar tranquilos por sus pueblos”.

El potencial parado

“En Salta en particular, descubrimos que había un gran potencial para recibir los planteles ganaderos que la agricultura desplazaba de la pampa húmeda. Como los que amamos la ganadería no la abandonamos, se comenzó a habilitar tierras que se llenaron de vacas y nos posicionó como la provincia que registró el mayor crecimiento de cabezas en los últimos años. En el todo el territorio salteño se incorporaron miles de hectáreas de campo destinadas a la agricultura, con utilización de tecnología de punta y transformando en un vergel enormes zonas antes inexploradas”.

“Inexplicablemente, las políticas del Gobierno Provincial, contrariaron lo que en su momento el Sr. Gobernador había anunciado en su discurso en la Exposición Rural del año 2008, y se orientaron a frenar ése extraordinario crecimiento”.

“La habilitación de tierras tanto para ganadería como para agricultura se paralizó, y estamos envueltos en una confrontación con respecto a la ley de ordenamiento territorial en la que trabajamos en forma conjunta, y cuya reglamentación contradice todo lo que en su momento acordamos”.

“Los permisos están parados, lo que genera una importante disminución de la actividad económica en Salta. Habilitar una hectárea significa trabajo para empresas de desmonte, alambradores, labradores de postes, desraizadores, mecánicos, proveedores de combustibles, lubricantes, vendedores de semillas, de agroquímicos, etc. O sea, mucha gente que no tiene ingresos para mantener su familia, pudiendo tenerlos. Inversiones que no se hacen es empleo que no se crea y pueblos que no progresan”.

“No tenemos ninguna claridad con respecto a los fundamentos que avalan la propuesta oficial. No entendemos por qué se quiere implantar la idea de que no es posible un desarrollo responsable, ya que con incorporación de nuevas tecnologías, capacitación accesible y un control estricto del Estado, se respetaría el medio ambiente, se generaría desarrollo económico y empleo genuino, dignificando a la gente para que pueda vivir de lo que consigue con su esfuerzo”.

Prejuicios hacia el productor

“Además se quiere generar la idea de que los productores somos unos irresponsables que queremos enriquecernos a cualquier costo. Y nada más alejado de la realidad. Veneramos la tierra en la que trabajamos, que nos permite realizarnos a través de la posibilidad de llevar adelante una de las actividades más nobles como es la generación de alimentos para la humanidad. Cada familia involucrada en la actividad rural tiene jóvenes que se preparan profesionalmente para cuidar la tierra, y cada uno de nosotros se empeña en transmitirles responsabilidad a las futuras generaciones”.

“Muchas de las tierras que se dice querer proteger, tienen montes muy degradados por la tala indiscriminada y el sobrepastoreo. Se necesita con urgencia intervenir con capacitación y tecnologías apropiadas para recuperar y valorizar muchos miles de hectáreas que están en esas condiciones, y para incorporar a las nuevas prácticas productivas a los pequeños productores que a duras penas sobreviven en el atraso y la pobreza”.

Pobreza, discriminación y abandono

“Nos muestran como insensibles ante la realidad social. No entienden que con nuestros trabajadores formamos la gran familia campesina. Y que sufrimos con ellos las carencias y el abandono del Estado para con los pobladores rurales. Compartimos y sufrimos con ellos las deficientes condiciones educativas y somos impotentes testigos de los daños que en la salud de la gente del interior producen las enfermedades endémicas como el chagas y la tuberculosis”.

“No puedo dejar de referirme a la situación de nuestros hermanos aborígenes, que viven en la mayor de las postergaciones y que son usados por distintos intereses para justificar políticas que en nada cambian su realidad de miseria y abandono. Consideramos que no puede haber desarrollo que no los incluya. Exigimos de parte del Gobierno Provincial una política de estado que contemple educación, capacitación, asistencia sanitaria, y que inserte a los miembros de las comunidades originarias en un programa de desarrollo que les permita, respetando su cultura, vivir dignamente y garantizar un mejor futuro a sus hijos”.

“La discriminación que hoy sufren los convierte en indignos clientes políticos que para sobrevivir muchas veces cambian un bolsón de alimentos por adhesión a propuestas que se les presenta en forma distorsionada, que sólo benefician a oscuros personajes, y que los sigue manteniendo en infrahumanas condiciones de vida”.

Producción Regional

“Todas las actividades regionales están afectadas desfavorablemente por las políticas que hoy aplica el Estado”, y enumeró la distancia, la falta de financiamiento, la sequía y el impuesto a los derechos de exportación que afligen a los productores del norte. Habló de la necesidad de un Programa Agropecuario Nacional a largo plazo “que contemple las particularidades de cada región” y que, con una visión federal, “equipare las posibilidades de todos los productores argentinos en un plano de igualdad”.

Estado de ánimo de los productores

“Llevamos demasiados meses de incertidumbre, cada vez estamos más desmoralizados, se ha convertido en una pelea sin sentido. La economía internacional comienza a revertir la situación de crisis y deberíamos estar aprontando los motores para insertarnos con ventaja en la nueva realidad mundial que es muy favorable si hacemos las cosas bien”.

“Estamos preparados para volver a contribuir y saldar de una vez por todas la deuda social que nos ha llevado a que millones de compatriotas sigan sometidos a la peor de las tiranías que es la del hambre, la miseria y la ignorancia”.

“Estamos hartos de funcionarios que se enriquecen con nuestro esfuerzo y que nos apabullan con discursos falaces, de estadísticas mentirosas, que subestiman nuestro aporte y demonizan la actividad agropecuaria, desconociendo la importancia que tiene en la economía nacional”.

“Los productores agropecuarios forman parte de la Argentina que trabaja y apuesta a la grandeza nacional, sin esperar ni necesitar dádivas de ninguna naturaleza. Queremos que nos dejen trabajar, nos devuelvan nuestra rentabilidad para poder comercializar sin trabas ni persecuciones”.

Concluyendo, expresó a los productores el reconocimiento de la Sociedad Rural Salteña y ratificó su “compromiso de dedicar todos los esfuerzos hasta conseguir hacer realidad que nuestro campo crezca para que el norte se desarrolle”.

Se refirió a la Comisión Directiva que lo acompaña y se mostró orgulloso del grupo que conforman, “ya que representa lo mejor de los valores del campo salteño como son la lealtad, el compromiso y la solidaridad”.

Para finalizar, invitó al Sr. Gobernador a dejar inaugurada la 66° Exposición Rural, “rogando a Dios que ilumine la mente y los corazones de quienes tienen en sus manos nuestro futuro, para volver a invertir nuestras energías en lo que mejor sabemos hacer: sembrar, cosechar, criar, conectarnos todos los días con la naturaleza y honrar a la Patria con nuestro trabajo porque campesinos somos y campesinos queremos seguir siendo”.

 


 
IPCVA
Brangus
braford
   
  
 
Sociedad Rural Salteña - Avda. Gato y Mancha 1460- Salta - 0387 4235230 | 4231806