Sociedad Rural Salteña

 
 
  | EDITORIAL
DISCURSO DE CIERRE DE LA 72° EXPOSICIÓN RURAL SALTEÑA
 
 

Buenos días para todos; bienvenidos a su Rural!

Permítanme destacar y agradecer en primer término el fuerte compromiso de nuestros expositores ganaderos y comerciales, socios y público en general que están participando hoy. Agradezco la presencia del Señor Gobernador y autoridades de los tres poderes de la Provincia, de las Sociedades Rurales de la región con las cuales conformamos la Mesa Agropecuaria del noa; la presencia del inta, el pami, Los Infernales de Güemes, pertenecientes a la unidad del Ejército Argentino Regimiento 5ª de Caballería, los representantes de la Secretaría de Agricultura Familiar de la Nación, de la Escuela Agrícola, el Plan Belgrano, Escuelas Agrícolas, la Policía Rural y el Servicio Penitenciario, entre otros. A todos, muchas gracias.

Es un privilegio pero sobre todo una responsabilidad enorme inaugurar esta nueva “Exporural” de Salta en el Bicentenario de nuestra Independencia. Siento que Güemes, Belgrano y San Martín estarían hoy acá… de hecho lo están en nosotros porque sabemos que los hombres mueren, sólo cuando muere el último hombre que los recuerda.

Esta nueva exposición, la número 72 en nuestra provincia, nos encuentra en un momento de cambio con muchos desafíos por delante. La presencia de todas las autoridades y sectores nos compromete con que “La Rural” sea un espacio de diálogo constructivo, un espacio para comprender las necesidades de cada sector y sus potencialidades, para articularlas y complementarlas en un sistema. Estamos fuertemente comprometidos con la construcción de ese espacio.

Por eso festejamos que en esta exposición hayamos realizado el 1° Foro de Economías Regionales de la Sociedad Rural Salteña. Donde participó la Multisectorial de Entidades Empresarias, que incluye a la Cámara de Comercio e Industria, de Minería, de Comercio Exterior y la Unión Industrial de Salta, entre tantas otras. Vamos a mantener este foro para dialogar, debatir ideas y proyectos, y definir - como un solo equipo- cuáles serán las mejores acciones posibles para solucionar las problemáticas comunes.

Creemos que una Salta productiva, una Argentina productiva, sólo es posible trabajando el suelo y promoviendo la cultura del trabajo, la integridad privada y pública y la solidaridad como valores. Queremos poner el hombro para ayudar a construir una provincia donde nuestros jóvenes no tengan que emigrar de sus pueblos para estudiar ni por falta de trabajo digno. Donde cada salteño EDITORIAL DISCURSO DE CIERRE DE LA 72° EXPOSICIÓN RURAL SALTEÑA tenga igualdad de oportunidades para desarrollarse en plenitud. Donde la pobreza se reduzca día a día.

Tenemos que mirar hacia adelante, aprendiendo de los errores pasados, pero sin demorarnos en ellos. Corren nuevos tiempos que demandan trabajar profesionalmente en equipo, establecer reglas claras y planes a corto, mediano y largo plazo. El sistema de producción que forman la agricultura y ganadería es uno de los cuatro pilares para el desarrollo de la provincia, junto con la minería, el turismo y la generación de valor agregado. El campo es el segundo generador de puestos de trabajo. Lo ha expresado el presidente Mauricio Macri: “El campo es el gran motor que tiene este país. Uno de cada tres empleos se genera en forma directa o indirecta por el campo argentino”.

Pero no debemos pensarnos ajenos ni mejores que el resto de los sectores. Todos conformamos ese gran motor, todos somos centrales en el desarrollo de nuestro querido país. Por eso estamos profundizando el trabajo conjunto con otras entidades en la elaboración de un Plan Agrícola Ganadero que propone una hoja de ruta posible para la próxima década. Que establece objetivos claros de desarrollo sustentables, rentables, amigables con el medio ambiente y que den empleo de calidad y arraigo.

Ese plan tiene dos ejes centrales: El primero es el ordenamiento territorial para ampliar las posibilidades de desarrollo. Este se complementa con el indispensable acceso a créditos que nos permitan producir más y mejor. Aspiramos a que el productor pueda respaldar su solicitud de crédito con su hacienda o producción como respaldo. Este plan Agrícola Ganadero promueve la capacitación, la tecnología, el empleo de energías renovables y el uso responsable del medio ambiente. Tiene una mirada sistémica para que en estrecha cooperación, campo e industria, le agreguen valor a lo producido. Ese plan lo hemos presentado en el Ministerio de Agroindustria donde hemos encontrado cooperación, entusiasmo y compromiso.

Tenemos el potencial agroindustrial necesario para satisfacer las demandas del mundo. Tenemos el conocimiento y la idoneidad tecnológica. Tenemos un plan. Tenemos muchas ganas de trabajar. Esa es la base desde la cual partimos.

¿Qué necesitamos? Necesitamos de las condiciones adecuadas para generar confianza interna y externa. Y eso está sucediendo. Debemos reconocer que el Gobierno Nacional ha eliminado o reducido muchas de las retenciones que afectaban la producción. Y que se han unificado el tipo de cambio y abierto las exportaciones.

Pero vemos con mucha preocupación los conflictos generados por ocupaciones de tierras privadas, estos son problemas silenciosos, muchas veces de resolución violenta. No podemos dejar de mencionar los largos “parates” en empresas emblemáticas de la provincia como son los ingenios San Isidro y Tabacal, que fuera cual fuera la causa, el problema es de todos. No podemos darnos el lujo de no trabajar; hoy el trabajo es un bien escaso y debemos, entre todos, cuidar de él. Estos conflictos son un escollo al objetivo de desarrollo provincial, pero la solución de este problema es solamente nuestra, de los salteños.

Después de años de conflictos, el campo sabe que necesitamos trabajar cooperativamente con nuestro gobierno provincial para que nos ayuden a conseguir créditos, para el ordenamiento de tierras que permita regularizar y promover su uso productivo y para avanzar con aquellas rutas provinciales que van hasta la Salta profunda.

Nos entusiasma que se están generando condiciones estructurales para producir y comercializar cosechas y ganado en forma competitiva. Seguimos con atención y esperanza la iniciativa del gobierno nacional con el “Plan Belgrano”, que proyecta una inversión histórica en infraestructura para el Norte argentino. Es el plan más ambicioso que se haya realizado y haremos nuestro mayor esfuerzo para ayudar a concretarlo, es imperioso que las obras y beneficios se hagan realidad lo antes posible.

Para nuestra Salta esto se traducirá en mejores condiciones para la soja en Anta, ganadería de Rivadavia, para el poroto en Rosario y en Metán, para la madera en Tartagal, las hortalizas en Orán, las uvas en Cafayate, el pimentón en Cachi o el tabaco y leche en el Valle de Lerma. Queremos recuperar el lugar productivo que alguna vez tuvimos y potenciarlo con el sector industrial, comercial y turístico para agregarle valor.

Esas condiciones ya están dando resultados. En estos primeros seis meses del año, de los 25 productos cuya exportación más creció, 20 corresponden al sector agroindustrial. Esa confianza ya inyectó 58.000 millones de dólares en todas las actividades productivas del país, donde el 80% se invierte en los pueblos donde producimos. Por eso el campo está volviendo a generar empleo formal que beneficia el arraigo de nuestra gente.

Complementando el balance de estos últimos meses podemos decir que se incrementó el área sembrada en más de dos millones de hectáreas; se está registrando una importante retención de hembras para recuperar el stock ganadero; creció un 32% la venta de fertilizantes y también se incrementó la venta de maquinaria, implementos agrícolas y camionetas. Que el campo se mueva y genere confianza, moviliza también a todos los sectores de la economía.

Me gustaría finalizar hablando de los valores en que nos sostenemos. Salta es una provincia generosa que recibe con brazos abiertos a quienes quieren vivir y trabajar en ella. Así lo fue siempre. El campo salteño es parte de esa tradición generosa y es mucho más de lo que puede producir. Porque conlleva trabajo duro, amor por nuestra tierra, solidaridad con nuestros vecinos. Nos vincula genéticamente con nuestra historia, con nuestros valores y tradición. Es alegría, es asado los domingos, es vino de nuestras uvas… una parte de nuestra identidad proviene de nuestro campo. Por eso el desafío de ahora no solo es económico sino también cultural.

Miremos al futuro. Que la inauguración de esta Exposición Agropecuaria sea símbolo de trabajo en equipo, que nos encuentre tirando juntos del mismo carro. El desarrollo nunca es un regalo. Es el resultado de mucho esfuerzo, honesto, inteligente y tolerante. Si nuestras decisiones, conductas y acciones están a la altura del desafío, nuestros hijos estarán orgullosos de nosotros pero sobre todo vivirán y trabajarán en una Salta tan linda como siempre, generosa como su gente y próspera como soñamos.

Y como dijo el coronel Day “orgullosos de ser Argentinos y salteños además”.

¡Muchas gracias! 


 
IPCVA
braford
Brangus
   
  
 
Sociedad Rural Salteña - Avda. Gato y Mancha 1460- Salta - 0387 4235230 | 4231806