Sociedad Rural Salteña

 
 
 
Editorial
 
 

La misión de la Sociedad Rural Salteña es la de defender a

los productores y generar planes de acción para que su voz

se escuche.

Por ello convocamos a los legisladores a una reunión en nues-

tra casa para que transmitan la necesidad de que la Nación

declare la Emergencia Agropecuaria Nacional que aliviará

un poco el ánimo de los productores y les permitirá salir a

flote. Este fue uno de los caminos elegidos y creemos que

ha generado en los funcionarios una concientización sobre la

grave situación social y económica que provocó esta sequía.

Luego de la reunión, los legisladores manifestaron su apoyo

al campo y su decisión de ayudarlos en el Congreso Nacional.

Planteamos que esta Ley de Emergencia, no es una dádiva que

pide el productor a su Gobierno sino que le corresponde por

derecho ya que el “sistema nacional para la prevencion y

mitigacion de emergencias y desastres agropecuarios”,

prevé situaciones como las que atraviesa hoy la provincia de

Salta y establece claramente los motivos por las que fue crea-

da. También especifica que los beneficiarios de la ley son los

productores comprendidos en las zonas de emergencia agro-

pecuaria. Deberán encontrarse afectados en su producción o

capacidad de producción en por lo menos el cincuenta por

ciento (50%). Salta ha perdido un promedio de 80% de lo sem-

brado pero hay zonas en donde se alcanza el 100%. Algo que

la ley señala como “desastre agropecuario”.

La sequía no solo afecta las producciones de soja, maíz y otros

cultivos de la campaña. La ganadería también siente los efec-

tos de la sequía en la pérdida de calidad y de recuperación de

los animales.

Las economías regionales golpeadas por las inclemencias del

clima comparten con los otros cultivos masivos la creciente

falta de competitividad, la inflación, la presión fiscal y los cos-

tos de los fletes.

Si se le suma la sequía a la asfixia que vive el campo por las

políticas del gobierno, los pequeños productores quedan en la

situación más vulnerable. También es difícil el escenario que

atraviesan quienes quedaron sin trabajo por esta crisis.

Cuando la ley no se cumple, cuando el Estado deja a la deriva

a quienes invierten en su país, cuando no se toma la verdade-

ra dimensión de esta catástrofe agropecuaria, que aparejará

graves problemas sociales, no solo sentimos que es una acción

deliberada sino una provocación al sector.

Hemos señalado a los legisladores nuestros problemas y es-

peramos que cumplan con su palabra de apoyar al campo y

trabajar mancomunadamente.

Estamos del lado del productor, de la Argentina y de su gente

y buscaremos todos los medios lícitos a nuestro alcance para

que nuestra voz, la voz del campo, se escuche.

Luis Patrón Uriburu

Presidente 


 
Brangus
braford
IPCVA
   
  
 
Sociedad Rural Salteña - Avda. Gato y Mancha 1460- Salta - 0387 4235230 | 4231806