Sociedad Rural Salteña

 
 
 
Editorial
 
 

Llega el fin de un período y como miembro de esta Comisión me expreso en nombre de todos los que la componemos para relatarles a los socios sobre nuestra gran experiencia.

Estos dos años de trabajo en la Sociedad Rural de Salta nos permitieron involucrarnos más en la problemática del cam- po.

Cada miembro proviene de sectores diferentes y cada uno co- noce más profundamente las potencialidades, los defectos y también los beneficios que le otorga su profesión. Esa sinergia de tantas voces nos hizo conocer los distintos aspectos del agro con los que nos interiorizamos y que de otra manera no hubiéramos conocido.

Cada uno pudo equilibrar el trabajo personal con la labor gre- mial porque todos coincidimos en que la única manera de hacer escuchar la voz del campo es a través de instituciones gremiales y organizadas que se manejen de manera transpa- rente y con ideas concretas sobre cada tema.

Quisimos estar a la altura de las circunstancias en nuestro papel gremial, atentos a las distintas problemáticas, defender nuestros intereses y tratar de que la Sociedad Rural siempre sea reconocida como una institución seria y coherente en sus ideas y en sus reclamos.

Los lunes los miembros de la Comisión Directiva, nos reuni- mos en nuestra sede en donde cada uno comenta sus trabajos, expresa sus visiones, y saca conclusiones de los distintos sec- tores, analizando los pasos a seguir y las gestiones a realizar.

El productor agropecuario, es un apasionado de esta actividad en todas sus concepciones. Hoy el mundo lo llevó a ser más que un simple agricultor y tenedor de vacas; es un empresa- rio con inversiones tecnológicas, informaciones de mercado, que busca la excelencia en todas sus actividades y a pesar de las muchas dificultades que se le fueron imponiendo, pues sumado a las contingencias a las que está acostumbrado, las políticas gubernamentales lo han castigado sin pausa. Pero las decisiones políticas que luego afectan al campo que es hoy y fue siempre, el gran motor de la Argentina, no se toman en el campo, sino en escenarios en donde el gremialismo puede hacer una diferencia. Creemos que tenemos que seguir con- quistando esos lugares de decisión.

El mundo reclama alimentos, mientras el campo argentino está a la vanguardia de la agricultura mundial. Debemos seguir unidos y luchando para que esta actividad continúe siendo nuestra forma de vida y progreso. Tenemos esta res- ponsabilidad y desde la Sociedad Rural Salteña seguimos con ese compromiso para darle al campo su verdadero peso.

Igancio Lupión secretario

 


 
braford
Brangus
IPCVA
   
  
 
Sociedad Rural Salteña - Avda. Gato y Mancha 1460- Salta - 0387 4235230 | 4231806