La Moraleja

Una producción sustentable para el mundo

Integra el sector más competitivo de la economía argentina, genera exportaciones por 60 millones de dólares anuales, está entre las cinco empresas más importante de Salta y la primera del departamento de Anta, siendo uno de los mayores empleadores de la provincia y tiene en marcha un plan de inversiones que le permitirá incrementar su producción en 50% durante la próxima década. Estos son algunos números de La Moraleja, una de las empresas líderes en la producción e industrialización del limón en nuestro país, radicada en la provincia  hace más de tres décadas.

La finca de La Moraleja está ubicada al este de Salta, en el departamento de Anta, a 10 kilómetros de la localidad General Pizarro, donde se extiende por unas 14.540 hectáreas de las cuales un tercio aproximadamente está destinado a las plantaciones del limón. Está enmarcada dentro de una unidad ambiental de transición entre dos grandes ecorregiones, las Yungas salteñas y el Chaco semiárido. En el año 2017, La Moraleja inició un Plan de Gestión Ambiental, destinado a consolidar su modelo de producción sustentable que integre la actividad empresaria con una conservación del ambiente y su biodiversidad.

Como resultado de estas acciones, la empresa tiene prevista la conformación de una Reserva Privada a Perpetuidad, dentro del terreno de la finca de La Moraleja de unas 6800 hectáreas. Esta reserva se suma a la Reserva Nacional Pizarro, cercana a la finca de General Pizarro, permitiendo conservar los corredores biológicos y sus bosques nativos y consolidar la actividad productiva con las importantes inversiones realizadas en los últimos años.

La filosofía empresaria de La Moraleja ha sido desde sus inicios el desarrollar su producción con los mayores niveles de calidad y siguiendo los principios de la Agricultura Sustentable. Para ello cumple con todas las normativas que rigen la producción y el proceso industrial del limón y como se señaló, enfocada en lograr altos niveles de competitividad con prácticas responsables de cuidado del medio ambiente, de desarrollo sustentable y cuidado de sus recursos humanos. Como resultado de esta política empresaria obtuvo diez distintos reconocimientos y certificaciones a la calidad de su gestión y actividad productiva.

Entre esas certificaciones obtenidas por La Moraleja mencionamos: FSSC22000, referido al sistema de gestión de seguridad alimentaria; ISO9001:2008, una norma internacional que se aplica a los sistemas de gestión de calidad; SGF  (Sure Global Fair), certificado que aplica a la calidad de las empresas procesadoras de frutas; GLOBALGAP + GRASP, un certificado que demuestra buenas prácticas de agricultura; KOSHER y HALAL, que cumple con requerimientos de las religión judía y musulmana;  SEDEX – SMETA (4 PILLARS), un certificado evalúa las condiciones de trabajo, salud, higiene y seguridad en el trabajo, medioambiente y ética de negocios y un Certificado de Sustentabilidad.(SUSTAINABILITY CERTIFICATE).

Como se señaló más arriba, La Moraleja tiene en marcha un programa de expansión de su producción de limones y su industrialización que proyecta para los próximos 10 años, en los cuales la producción actual llegaría a las 180.000 toneladas/año con un fuerte incremento del 50% y con un incremento aún mayor de sus exportaciones anuales. La producción e industrialización del limón es el sector más competitivo de la economía argentina medido por el market share, según un estudio realizado por el IERAL, el instituto de investigaciones de la Fundación Mediterránea. Las ventas de la Argentina representan alrededor del 15% del mercado mundial de los principales productos del sector: limón fresco, aceite de limón y jugo de limón. En el caso del aceite de limón, la participación argentina llega al 40%.

La Moraleja es una empresa integrada en sus procesos de producción agrícola e industrial en su finca de Salta, hecho que facilita la coordinación entre ambas etapas. La compañía cuenta con personal capacitado y tecnología adecuada para desarrollar el proceso de producción dentro del mismo lugar geográfico de modo que no es necesario

terciarizar actividades del proceso productivo. Su perfil productivo se ha acentuado en los últimos años con una muy fuerte participación de los productos industriales, por encima del promedio nacional.

Más del 90% de sus ventas son productos industrializados del limón y destinados al mercado mundial, realizados en su planta de la finca de General Pizarro. Estos son el aceite de limón, el jugo de limón y la cáscara deshidratada de limón. La Moraleja es líder en el sector, siendo la primera empresa local que alcanzó un acuerdo de largo plazo con una firma internacional para producir y exportar aceite de limón con alto nivel de calidad.

Las inversiones de la empresa en los últimos cinco años han estado en el orden de los 6/7 millones de dólares/ año, destinados tanto a la ampliación de las plantaciones de limón, como a su instalación industrial. En el transcurso de este año, La Moraleja renovará totalmente la maquinaria de su planta industrial, con última tecnología proveniente de equipos adquiridos en Italia y Brasil, que le permitirán llevar la capacidad a más de 150.000 toneladas/ año.

 

La plantación actual es de 4.260 hectáreas y la cantidad las plantas activas son 1.259.176 plantas.

Una de los aspectos más significativos de la productividad de la finca es su sistema de riego que alcanza a las casi 4.260 hectáreas de las plantaciones de limones. El área en donde está ubicada La Moraleja no es árida, pero en determinados períodos las lluvias no resultan suficientes para un cultivo como el limón. Las precipitaciones anuales en la zona rondan los 800 milímetros/año (promedio)  y el faltante hídrico La Moraleja lo entrega, por su sistema de riego localizado de alta frecuencia.

El riego en la finca funciona por fuerza gravitacional tipo gota a gota, utilizando la pendiente natural del terreno y recolectando el agua del período de mayores precipitaciones en dos represas ubicadas en uno de los extremos de la finca, en una zona elevada, con capacidad de casi 11,5 millones de metros cúbicos de agua. El sistema fue desarrollado locamente con tecnología de una empresa israelí con una extensión de 14.000 kilómetros en la tubería de goteo, equivalente a tres veces la distancia de la ciudad de Salta a Ushuaia, y un acueducto troncal de 85 kilómetros de tubería enterrada.

El riego con la solución adoptada alcanza un altísimo grado de eficiencia hídrica (aprovechamiento del agua) superior al 90%. Es el de mayor capacidad instalada en nuestro país y uno de los mayores vigentes en el mundo, sin el uso de ningún tipo de generación de energía externa.

El sistema distribuye el riego por goteo diariamente en el período de escasas lluvias sin alterar el medio ambiente, sin uso de combustible, no generando contaminación y adaptado a la necesidad de cada planta. El riego es distribuido con un cuidado racional del agua, de acuerdo a la evolución de cada paño de la plantación, en donde los sensores del sistema miden la temperatura y humedad de cada grupo de plantas. El ahorro energético y económico logrado con este sistema de riego es permanente y contribuye fuertemente a una producción sostenible, con alta competitividad y cuidado de la biodiversidad de los ecosistemas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *