Entrevista al presidente de CRA joven

Presidente de CRA joven

SRS, SEMILILLERO DE LÍDERES

Leandro Carrizo, ateneísta, y ex presidente del Ateneo de la Sociedad Rural Salteña, hoy ocupa la primera presidencia de los Jóvenes de CRA (Confederaciones Rurales Argentina). Este estudiante de agronomía próximo a recibirse surgió del semillero de nuestra institución. Tiene una vocación dirigencial y ejecutiva muy marcada. En 2019 fue Intendente de nuestra Exposición Rural y presidente de la Jornada que organizó Prograno en donde forma parte de la Comisión Directiva.  

Leandro y un grupo de ateneístas del país decidieron organizarse para concretar la tan ansiada Mesa Ejecutiva Nacional que reemplaza a la Mesa Coordinadora. “Es una organización más vertical y más ejecutiva que replica a la mesa de los ruralista mayores de CRA -explica Leandro y agrega- Para que exista un ateneo tiene que existir antes una sociedad rural que lo contenga”.

¿Cuál es el desafío?

Quisimos romper con la idea de que la dirigencia tiene que tener experiencia. Sumar una mirada de los jóvenes del sector, reactivar los ateneos que en algún momento funcionaron y dejaron de existir y que se sumen nuevos ateneos en las sociedades rurales donde nunca existieron

¿Cuándo surge la idea de volverse más verticales?

En el año 2011 se crea una mesa de comunicación, luego se transforma en una mesa coordinadora con un representante de cada ateneo confederado y de las zonas. Las decisiones se toman por medio de un consejo directivo donde participan representantes de todas las confederaciones donde hay ateneos. Al momento de reestructurar el Ateneo de CRA, se crea un reglamento que es copia en sus principios fundacionales al de los mayores.

¿Tienen peso los ateneos confederados de provincias disimiles?

Salta concurre como Ateneo de FEDERSAL (Federación de Entidades Salteña) porque a nivel nacional la representación se da por medio de Ateneos Confederados y al existir a nivel mayores, la confederación de la cual forma parte la Sociedad Rural Salteña, se extiende la misma estructura a los jóvenes. Cada uno tiene el mismo peso en las decisiones que se toman en el Consejo Directivo de Ateneo CRA. Antes pertenecíamos a la región comprendida entre Salta, Jujuy, Santiago del Estero y Tucumán. Ahora el ruralismo juvenil de Salta tiene representación propia por medio de Alexander Pollak, quien es el actual presidente del Ateneo de la Sociedad Rural Salteña.

¿Por qué crees que Salta a pesar de ser una provincia chica es muy valorada a nivel nacional en CRA?

Salta siempre ha tenido una participación en las distintas estructuras que dirigían el movimiento juvenil confederado. El primero fue Nacho Chavarría, luego Luciana Barros Ruiz. Ellos representaban a todo el NOA y esa presencia me allanó el camino para ser elegido presidente de CRA. También tuvo importancia el buen posicionamiento de nuestro ateneo que fue organizador en 2014 de un Congreso Nacional que todavía es recordado como uno de los mejores congresos de ateneos CRA.

¿Qué temas se tratan?

Las coyunturas se tratan a nivel regional; no se ha profundizado en esos temas ahora porque estamos abocados a generar información sobre los ateneos de base y que haya más participación.

En el país existen 49 ateneos de base, que son pocos respecto de la cantidad de sociedades rurales que forman parte de CRA, unas 300 en todo el país. Buscamos que los jóvenes que deberían suceder a los adultos tengan un espacio en las entidades.

La Mesa de Enlace Joven se reactivó. Tiene los mismos integrantes, pero con unos cuantos años menos. El principal diagnóstico apunta a las diferencias de desarrollo de oportunidades que hay en ciudades con respecto a las zonas rurales. El eje fue el desarraigo, la falta de posibilidades. Hicimos un documento que estaba destinado al futuro presidente de la nación.

¿Qué dice el documento?

Tiene cuatro ítems para mitigar el desarraigo: acceso a la educación.  La conectividad. Se habla de generación de oportunidades por medio de empleos y la cuestión de desarrollo de infraestructura.

Estas situaciones se fueron viendo con el día a día de cada uno de los ateneos. En distintos encuentros se manifestó la falta de conectividad porque falla internet, hoy imprescindible. No tenemos salud, escuelas, ni caminos de calidad.

¿Y pudieron manifestarlo al gobierno actual?

Sí. De hecho, las propuestas llegaron a la Dirección Nacional de la Juventud Nacional y a la misma Dirección de la Provincia de Buenos Aires. Luego se reunieron con nosotros el 4 de septiembre. Les planteamos los problemas y notamos que se asombraron porque desconocían el tema y dijeron que les faltó abocarse a las zonas rurales. Hicimos un planteo para que se incluyan esos distritos porque no solo son un sector económico, sino también social que tiene las mismas necesidades que las ciudades.

También nos recibió Hugo Rossi, funcionario del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación. Él presentó un informe de los logros y hechos para el sector e instó a que las juventudes se sumen a la política y a los gremios.

También participamos de la Federación de Asociaciones Rurales del Mercosur Joven (FARM Joven). Ella nuclea juventudes de las asociaciones rurales de Paraguay, Uruguay, Chile, Bolivia, Brasil y por la Argentina somos dos: CRA y SRA. Tuvimos reuniones en la Rural de Palermo, con la presencia de juventudes de Chile y Paraguay y también Ateneo CRA visitó Uruguay, en donde se reunió con la juventud local, con la representación de la vicepresidente, Ivana Correa.

¿Se vuelve difícil participar desde Salta?

Lo hace difícil la falta de recursos, la realidad es que tener el presidente en Salta para la institución es costoso por lo distante que estamos de todo y sumado a eso, quien asume el desafío tiene que poner plata de su bolsillo. Para quienes somos estudiantes se nos hace un poco cuesta arriba. 

¿Qué aprendiste de esta experiencia?

Que si bien todos los ateneos persiguen los mismos objetivos de base, algunos se animan a explorar otras miradas, hay diversos pensamientos que tienen que ver con sus regiones o con la cantidad de ateneos que lo conforman. Y estas visiones hacen que se busque el consenso. También tenés que aprender a lidiar con los conflictos preexistentes. Hay que pensar antes de hablar para no ser malinterpretado o generar controversias.

¿Qué crees que tienen todos hay común?

La energía de querer hacer cosas, formarte, buscar la practicidad, con menos vueltas. Somos más resolutivos en los conflictos.

¿Qué nos diferencia como salteños?

Me parece que no hay a simple vista diferencias. Puede ser que el salteño es más retraído, pero a la vez, que no tiende a buscar el conflicto si no la conciliación. Cuando íbamos a una reunión buscábamos la unión. Muchas veces el hecho de ser un solo ateneo a nivel provincial nos limita a explorar el manejo que tienen los ateneos confederados más grandes, en relación a ponerse de acuerdo entre ateneos que poseen realidades distintas. Igual se aprende rápido. No nos quedamos atrás. Asimismo, esa situación nos pone en una situación de privilegio ya que nuestro único ateneo tiene el mismo peso en el Consejo Directivo respecto a Ateneos Confederados con hasta 8 ateneos de base bajo su representación.

¿Qué proyección hay para el 2020?

Seguir trabajando en generar pertenencia al movimiento nacional.

Poder llevarle a los ateneos de base, la importancia de pertenecer, la consciencia de esa representatividad y que la voz de un pibe de Venado Tuerto o de Salta llega a niveles mayores gracias a la Mesa Ejecutiva Nacional. El desafío es que las 250 Sociedades Rurales que aún faltan, les den un espacio a sus jóvenes. Salta es un ejemplo de vanguardia en darle voz y espacio a los Ateneos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *