Entrevista a Lucas Norris de Prograno

 

EL PRODUCTOR ESPERA DEFINICIONES

El presidente de Prograno, Lucas Norris, desde la entidad analiza el futuro y posible contexto para después del cambio de gobierno. Expresa que los productores salteños están esperando definiciones con respecto a las retenciones ya que sin reglas de juego claras no avanzarán las inversiones.  También se enfocó en los avances que trajo el ferrocarril, pero alerta sobre los costos del flete que todavía no se verán reflejados en el resultado.

¿Qué análisis tienen desde Prograno sobre el costo de logística en la producción?

Estamos trabajando puertas adentro pensando en las perspectivas productivas en la región teniendo en cuenta que siempre la distancia al puerto afecta a la producción.

El Ferrocarril Belgrano Cargas debería traer una mejora en los fletes, aunque tampoco el ferrocarril va a solucionar el problema de la logística. Con la mayor cantidad de cereales que se producen actualmente y prácticamente con la misma flota de camiones, el volumen supera la capacidad. Ni sumando el ferrocarril que hoy opera, ni convirtiendo el grano en cerdo, pollo y carne vacuna, alcanza para transportar el excedente.

¿Se lograron bajar los costos con el Belgrano Cargas como se esperaba?

Se comenzó a trabajar más seriamente hace unos cinco años con el Belgrano Cargas y ya en 2019 está operando en Salta, pero todavía no se perciben los beneficios en el resultado productivo. Desde Joaquín V. Gonzalez hay 1180 kilómetros del ramal cerealero, y actualmente el tren lleva vagones más modernos que permiten un 50% más de carga en una sola formación.

Las cargas están concentradas en manos de los acopiadores y exportadores que no terminan de trasladar todo el beneficio al productor. Esa tarifa y la actual frecuencia todavía no bajan los precios del flete. Tendremos que buscar algún tipo de convenios de exportación.

Otra forma que imagino para bajar el valor del flete implica la construcción de una elevación por parte de privados con capacidad de carga rápida. Ahora entran 45 toneladas, y antes 30 por vagón. Con lo cual el precio de la carga que hoy manejan las exportadoras, podría bajar.  Pero es difícil pensar en una inversión de privados en este contexto.

¿Y qué mirada tienen las entidades el campo salteño sobre las retenciones?

Estamos trabajando en ese escenario de probable suba de retenciones. Hubo un cambio en el gobierno nacional y provincial así que tenemos que recurrir a ellos para plantearles nuestra situación. Pensamos en llevarle una propuesta al gobernador electo Gustavo Saenz, cuando asuma, para que haga de interlocutor ante el gobierno nacional planteando que no se profundice la carga impositiva que afecta a la producción.

¿Qué propuesta barajan?

Estamos en contra de las retenciones, ya que nos parece un impuesto distorsivo. De mantener esta decisión, que ellas dependan de la distancia al puerto. Así la carga impositiva es más equitativa a cada una de las zonas. Otra opción sería que se nos bonifique el flete, o que sea menor el porcentaje de las retenciones para nuestra zona, así equiparamos con la zona núcleo que tiene los puertos cerca y más producción.

Creemos a su vez que todas las producciones regionales (poroto, chía, sésamo, mung, cártamo, pisingallo) deberían estar excentas SIEMPRE.

Todavía no sabemos qué pasará: si subirán las retenciones, ni cuánto pero estamos seguros de que las provincias del norte no tienen tanto peso específico por el volumen de producción pero sí una fuerza simbólica que nos puede jugar a favor o en contra. Si el gobierno nacional ve que el impacto no es mucho, tal vez acceda a distribuir más equitativamente. Es sentido común

El clima para los contratos a futuro tiene en cuenta la posibilidad de retenciones.

Se están cerrando precios para mayo al valor de hoy: alrededor de US$ 235 a US$ 240 sin considerar un aumento de retenciones. En poroto, pisingallo, chía, etc. no podés fijar un precio pues no hay mercado tan formal como tienen los commodities.

¿Crees que las retenciones serán solo para maíz, soja y trigo?

Siempre generalizan y ponen a todos los cereales sin distinguir que son economías regionales. Se piensa en función a la producción del sur: soja maíz, trigo, sorgo. Esos son los que mueven la aguja. Después corrigen sobre la marcha. Así son las reglas de juego.

Los productores de maíz que pensaban sembrar más superficie que la campaña anterior están parados. Lo mismo que los de soja. Acá en Salta van a crecer las especialidades. Es futurología pero creo que lo van a hacer.

¿Aun con las retenciones puede crecer el campo?

Hoy hay muchas inversiones y negocios parados, esperando a ver la jugada del gobierno. Lo que nos vuelve locos a los productores es el cambio permanente de medidas, porque sus inversiones son a largo plazo. No pueden cambiar las políticas cada cuatro años. Así no hay futuro promisorio para nadie. Necesitamos reglas claras para mediano y largo plazo, políticas de estado y no políticas partidarias. Esas que trascienden los gobiernos.

¿Cree que la sociedad apoyará estas medidas?

Me parece que hay una bajada de línea en todos los ámbitos que lleva ya muchos años: “los del campo tienen plata, que paguen”. Se enfocan en el tamaño del productor y no en lo que genera en los pueblos, que dan arraigo, que dan trabajo. Además, el productor grande alguna vez fue chico y por buenas decisiones y trabajo, llegó a ser grande. ¿Acaso está mal crecer y mejorar? ¿Por qué tiene que ser el malo? En todo el mundo, no solo en la Argentina, hay concentración en empresas de alimentos, automotor, energía. Lo importante es que no sea desleal.

En el campo así como en las industrias hay cada vez más tecnología ¿afecta el trabajo?

Con las mejoras en la tecnificación se generan cuestiones de oportunidades para las personas. Al revés de lo que se cree, no deja a personas fuera, sino que se cambia el eje. Se necesita personal más preparado.

El desafío para la gente de campo es que se eduque la gente de sus zonas, que haya más capacitación sobre todo a la gente de menos recursos para que puedan incorporarse a los cambios y que se queden en las zonas rurales. En la automotriz está bien vista la robotización pues genera más oportunidades para técnicos. Está pasando lo mismo en el campo con la robotización, pero no es bien visto.

¿Piensan plantear el tema del Ordenamiento Territorial al nuevo mandatario?

Estamos viendo distintas propuestas que tengan en cuenta buenas prácticas, que se cumpla la ley dentro de los parámetros y dónde se puede producir que se produzca. Queremos comenzar una relación con el nuevo gobierno en un terreno favorable.

¿Cómo puede mejorar la infraestructura en Salta con este contexto económico?

Es importante hacer un plan para el sector, aunque sabemos que no somos prioridad. En función de esas preferencias, cuidaremos nuestro sector. Planteamos cómo podemos hacer para mejorar los caminos, el riego, la energía y que la cuestión impositiva traiga valor a la zona. Para ello, se puedan conformar consorcios de cuencas, de caminos, acordando con el gobierno que parte del impuesto vaya a esas obras.

¿Cree que volverán los problemas de exportación?

Las políticas de apertura del actual gobierno han demostrado que generan divisas. Ceo que las deberían mantener. No creo que Alberto Fernández quiera cortarlo y generar cuestiones negativas.

¿Cómo es el trabajo a nivel gremial con la SRS?

Se trabaja en conjunto con la Sociedad Rural Salteña. Todas estas propuestas que le haremos al gobernador electo están consensuadas entre las dos entidades, así también como con Legumbres del NOA. Nos reunimos el lunes pasado en la Sociedad Rural y vimos cuáles son los puntos más importantes, todas estas cuestiones destacadas se plantearán en función a quiénes van a ser designado ministro, y cómo van a trabajar con el campo para que tengan continuidad todas las medidas.

Todo se verá a partir del 10 de diciembre e. Estaremos atentos a nivel nacional y provincial

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *