ACERCANDO EL CAMPO A LA TECNOLOGÍA

 

Juan “Pipo” Entrocassi

Asesor y consultor en Producción Agrícola Sustentable

M.V. Julieta Fernández Madero, M. Sc.

Directora Laboratorio Carne NOA, FCAyV-UCASAL

El último encuentro de la Red de Potenciación Nacional de Startups AgTech Nesters – CREA 2019, se llevó a cabo el pasado 4 de noviembre en el Aula Magna del Campus Castañares de la Universidad Católica Argentina de Salta (UCASAL). El objetivo de la misma fue reunir a empresarios, productores, académicos y emprendedores, para intercambiar conceptos y experiencias respecto de las soluciones tecnológicas a los procesos productivos del sector agropecuario.

Nesters, es una empresa potenciadora de startups, un vehículo específico que concentra y fondea emprendimientos tecnológicos preseleccionados de alto potencial de impacto en el sector Agropecuario, y los reúne con conocedores del mundo Agro. Así, la implementación de tecnología en el campo agropecuario contribuye favorablemente al desarrollo, eficiencia, productividad y calidad. Entre los países latinoamericanos más destacados en empresas AgTech (combinación de agro y tecnología) están Brasil y Argentina. El mundo vive una revolución digital y de la generación de información, de allí que la mayoría de desarrollos innovadores para el campo apunten a generar mayor información al productor y a facilitarles la toma de decisiones acertadas.

Si bien, la aplicación de tecnología en el mundo agrícola avanza a grandes pasos, la ganadería aún no acompaña este avance al mismo ritmo. En la actualidad, países consolidados en la incorporación de tecnología, como Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos, muestran tendencias crecientes de incorporación de AgTech.

La ganadería de precisión se define por ser un sistema de gestión de la producción, que administra una cantidad importante de datos a lo largo de todo el proceso, permitiéndole generar información en tiempo real, para mejorar la toma de decisiones con alto nivel de certeza y especificidad.

Las nuevas tecnologías están aplicadas a la investigación y conocimiento de la variabilidad del animal, y a la precisión en los sistemas productivos. Si bien en Argentina estamos avanzando en la adopción de soluciones innovadoras, el proceso es lento. Es fundamental entender que el nuevo paradigma es, que la cadena de valor de la carne está cada vez más manejada por el consumidor nacional y extranjero. En este sentido, la tecnología facilita conocer los procesos de producción exigidos, alineados a sus principios de producción sostenible, en términos ambientales, sociales y de bienestar animal.

La ganadería está intentando incorporar tecnología de precisión asociada a la informatización, la robotización, la automatización de procesos, y ya hay algunos desarrollos muy interesantes en otros países. Recién en los últimos años, las tecnologías se miniaturizaron y abarataron como para que el sector pueda utilizarlas.

La automatización en la ganadería brinda gran cantidad de información, mayor eficiencia y ahorro de tiempo en los procesos, previsibilidad, mejor trato con los animales y control de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), entre algunas de las características.

En el país la incorporación de AgTech ganaderas es incipiente, pero ya hay productores de punta que están incorporando algunos métodos de monitoreo individual de animales y tropa, no solo por las obligaciones sanitarias del SENASA, sino para uso interno de las empresas. Estos sistemas se pueden utilizar para localizar el individuo en un grupo y poder seguirlo, conocer su peso, su comportamiento e incluso hay quienes están pensando en incorporar caravanas activas (chips).

En los próximos años, se anticipa que habrá una explosión de estas tecnologías en la Argentina. Tenemos empresas nacionales AgTech que están imaginando producirlas localmente para no tener que importar estos equipos, ya que se pueden desarrollar y producir a nivel local.

Hoy en día, el nivel de automatización es tal, que es posible suministrar la cantidad, el tipo de alimento y el momento, en función de cada requerimiento individual, así como monitorear los indicadores metabólicos más relevantes.

Existen comederos inteligentes que registran todo el alimento que el animal va retirando, pudiendo saber cuánto come, cuándo, o cuál es el comportamiento de los animales vinculado a diferentes temperaturas. Para el seguimiento de las medidas exactas de cada animal, tanto individual como en lotes, hay chips inteligentes que se colocan en cada individuo. Para este sistema se ubican módulos con balanzas que pesan automáticamente (modulo desempeño), registran mayor cantidad de datos, y poseen separación de animales sin la intervención humana, a través de lo que han denominado “walkover weighing systems” o sistemas de ” pesaje caminando “.

El sistema aprovecha la entrada natural a algún lugar de acceso al agua vallado, donde los animales acuden diariamente. En el punto de entrada se coloca una báscula que permite registrar el peso vivo del animal mientras camina (“walkover”). También este sistema posee sensores con identificadores individuales a distancia, bretes y mangas automáticas e inteligentes, y bastones lectores de caravanas.

Por otro lado, se desarrolló un sistema de cerco invisible que podría reemplazar los alambrados eléctricos convencionales.; este establece límites para el pastoreo, manejado con un teléfono que  transmite órdenes al collar del animal dotado de un GPS. El collar emite una serie de pitidos cuando el animal entra en una “zona de advertencia”. Si el animal no se da vuelta, le dará un choque “débil pero efectivo”. Esto permite ordenar el pastoreo de parcelas y lotes, o hacerlo transitar a lugares de difícil acceso vehicular o a caballo.

Por último, no se puede dejar de mencionar al “collar inteligente”, que se usa para el seguimiento de animales en tiempo real, mientras releva información clave para la toma de decisiones en los sistemas productivos que maneja cada productor. Australia está desarrollando esta tecnología a campo y, dado que la ganadería local necesita innovar y captar información confiable, este dispositivo fue lanzado para monitorear la temperatura, movimientos, rumia y hasta ubicación del ganado.

El productor recibe todo tipo de alertas por whatsapp o tablets. Transmiten por radiofrecuencia a una antena que se ubica en algún lugar del campo. Principalmente, los beneficios del uso del collar lo perciben principalmente los productores tamberos.

Todo esto posibilita canalizar y adaptar la producción ganadera a las exigencias del mercado, que se inclinan hacia un modelo de calidad integral, el cual pondera no solo la calidad del producto, sino también a los procesos implícitos dentro de toda la cadena de valor de la carne, en detrimento de la producción exclusiva de volumen.

La tecnología está aquí, es cada vez más accesible y sabemos que garantiza procesos de producción cada vez más eficientes, asegurando calidad y permitiendo a los mercados acceder a productos cada vez más confiables de acuerdo a las demandas de la sociedad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *