Charla en la RURAL. LEUCO: “MILAGRO O SOCORRO”

 

El periodista Alfredo Leuco llegó el viernes a la tarde invitado por la Sociedad rural Salteña para dar un análisis político en estos tiempos de incertidumbre. LA gente lo recibió aplaudiendo de pie con mucha calidez. Leuco agradecido al público que colmó el salón de la Sociedad Rural y también fue seguido en las pantallas gigantes del exterior, comenzó diciendo: “En semejante clima. vamos a hablar de cosas trascendentales:  la política es la construcción de un futuro para nuestros hijos. ¿Qué tipo de país les dejamos para trabajar, innovar?”.

En respuesta al tema del Papa Francisco y las elecciones dijo que si lo tuviera que elegir como presidente del mundo lo haría por su gran aporte al catolicismo, pero nunca para presidente de la Argentina en alusión a sus diferencias políticas. También explicó que la empresa anglo venezolana Smartmatic trabaja en todo el mundo con mucha solvencia y que no hubo fraude, sí falta de fiscales para el oficialismo. También habló de las dificultades que enfrenta las pymes con impuestos que oprimen y no dejan trabajar y que cree que hay ahora estudio de medidas para que puedan producir pues el gobierno anotó que ahí también está parte del voto castigo.

Con su humor cordobés comparó el futuro en analogía con un chiste: “La Marisa está embarazada para el 27 de octubre. De acuerdo a quien gane las elecciones elegirán el nombre: Si gana Macri se llamará Milagro, si gana Fernández, Socorro. Les explico por qué son dos fotografías. Si gana el milagro, es una situación difícil pero no es imposible cuando se pone en marcha un pueblo, pero quiero ser honrado, será una pelea muy difícil”.

 ¿Qué fue lo que pasó en las elecciones?

En el conurbano Cristina ganó por paliza. No es novedad es un público histórico votará siempre al peronismo. La gran novedad del 2015 fue que Mauricio Macri fue el candidato que más voto tuvo en la historia: 13 millones. Dirán que es el crecimiento vegetativo y una segunda vuelta. Lo novedoso de elección fue que los sectores medios urbanos, un universo de 3 y 4 millones de personas, los bastiones de Córdoba, Santa Fe, La Pampa, por varios a motivos cambiaron su voto.

¿Por qué los encuestadores no la vieron?

Estamos hablando de la lase media clase media baja, cuentapropista, plomeros, gente que hace changas. Gente que recibe lo que derrama la obra pública, la construcción, los profesionales. En general votaron a Macri a 2017 y ahora estaban desilusionados.

Pero fue muy difícil de medir porque fue un voto vergonzante por eso no lo decían a los encuestadores, ni a los amigos ni en el trabajo. Encuestadores como productores hay de todo tipo. Pero tres o cuatro creíbles y por eso no le cargo las tintas.

¿Qué dicen los intendentes del oficialismo?

Desde las PASO estuve hablando con intendentes. Hay algunos que no han hecho buena gestión. Mi compañera de trabajo de Lanús dice la ciudad nunca estuvo tan bien y allí Diego Grindetti perdió por 13 puntos. A Tres de Febrero lo gobernaba un señor Curto, un mafioso, y ahora Diego Valenzuela, periodista e historiador, honesto y perdió por 12 puntos

Ellos salieron a preguntarle a la gente qué había pasado. Diego Grindetti me contó que un vecino estuvo 20 años soñando armar un almacén para sus hijos. Lo logró finalmente y hace unos meses lo tuvo que cerrar. No aguantó las subas de tarifas. No había consumo. Ya van doce meses consecutivos según este INDEC creíble que caen las ventas de supermercados. Imaginen un almacén de barrio. Esa actitud no fue bien leída desde un sector que trazaron la política economía del gobierno.

¿Cómo puede ser que pierdan en las zonas rurales?

En Coronel Suarez donde tiene tanta presencia al campo, estaba la fábrica de Adidas que empelaba a 3.000 personas y 50 tallercitos satélites en las casas que tenían ayuda de los hijos. Cerró la fábrica que le da vida a un pueblo.  Está claro que en lo económico se replicó un denominador común: un voto castigo, tirón de oreja.

¿Hay otro elemento para esta derrota además de lo económico?

Es político. El peronismo fue unido. El 2015 Massa fue separado y sacó 5 millones de votos.

Ahora sería Lavagna que no sacó 9 puntos. Casi no existió una división del voto peronista, mientras que el anti kirchenrismo fue dividido con Gómez Centurión y Espert. Se dio al revés.

 ¿Qué dice Macri después de ese sacudón?

“El palazo que me pegaron. Como ingeniero quise dejar cloacas, rutas, y todo eso me llevo a no prestar la atención de la vida cotidiana. Tal vez si hubiera hecho lo a mitad de esas obras y apuntado a la reactivación económica”. Un taxista me dice: ”yo trabajo el doble pero no hay plata en la calle”. Desde el punto de vista económico le quisieron sacar una tarjeta amarilla, pero fue un empujón que lo deja al borde de su salida.

¿Qué harán desde el gobierno?

Dicen que van a ir a ver a la gente, que van a cambiar y a mejorar. Van a municipalizar su campaña. Van a mostrar la gestión y María Eugenia va a intentar que se revalorice la lucha contra narcotraficantes, contra la barra de fútbol, contra la policía corrupta. Ella una de las personas políticas con más proyección y condiciones de liderazgo y necesita dos milagros porque no hay ballotage. A la policía de Buenos Aires la va a manejar la Cámpora… Ahora el oficialismo tiene por delante una tarea titánica.

¿Alcanzará para ganar?

En la pincelada grande, lo que el gobierno intentará hacer es bajar el número en el porcentaje de votos de Alberto y subir el porcentaje de ellos. Mirando los resultado de los últimos años, desde las PASO a las generales votarían 2 millones de personas más como sucedió en 2015. De esos se supone que un 85% son de Macri.

El objetivo es que Alberto baje a menos del cuarenta y cinco. Que sea 44,9 y Macri 35,2 así no hay diez puntos de diferencia.

¿A dónde van a buscar esos votos?

Hay que tener en cuenta que los argentinos apuestan al exitoso. A un océano de 13 millones que votaron a otra fórmula no kirchnerista, les transmitirán: ”Voten a los suyos para cargos de diputados  pero a  nivel nacional no tienen ninguna chance y benefician así a los kirchneristas”. Son 12% de los votos.

Los argentinos viviendo en el extranjero, no votan en las PASO pero hay 150 mil personas en capacidad de votar y de esa gente la mayoría suponen es para Macri. Están los jubilados, las pymes que pueden ver que se viene un remedio que será peor que la enfermedad.

Si llegan al número, a las segundas vueltas las carga el diablo. Pierde el que tiene mayor imagen negativa.

¿Y si pierden?

El mensaje es: “A lo mejor no logramos la victoria, pero tenemos que tener la mayor cantidad de diputados y senadores para resistir y controlar lo que se viene. El Cristinismo sin control parlamentario es perjudicial para la paz y la democracia.

¿Un eventual gobierno kirchnerista repetiría sus errores?

Lo que acaba de decir Felipe Solá sobre de la Junta Nacional de Granos ha generado mucho problema. El campo es un motor extraordinario que funciona. ¿Por qué ir contra algo que funciona? La Cámpora y Cristina no pueden con su genio: La 125, el cepo, 678… Ahora están callados como estrategia, pero de vez en cuando se les escapa la cadena.

¿Por qué si ganan sería Socorro?

En 64 años ningún gobierno no peronista pudo terminar el mandato. La potencia que tiene el peronismo después de tantos años es impresionante. En el 2015 lo llevaron de candidato a Frankenstein, Aníbal Fernández, que está relacionado al triple crimen y al narcotráfico y aún así sacó el 37%.

No quiero ser alarmista pero Los años 70 se dio una cosa similar el partido del poder. El caso más claro es Cámpora-Perón. Como Alberto Fernánadez y Cristina. En esa época se generó una suerte de enfrentamiento adentro del peronismo y esas cosas suele terminar violentamente. Y no estamos lejos. Ahora sucedió en Chubut que el candidato de Cristina era un muchacho de la Cámpora y el de Moyano, su mano derecha José Aparicio, lo resolvieron a los tiros. Destruyeron la sede partidaria. Imaginen la pelea la caja. ¿Manejar la fortuna en el Estado Nacional y en todo el país? Socorro.

¿Su concepción autoritaria es el peligro?

El chavismo K, el nacional populismo, ya es peligroso de por sí. El peligro mayor es que haya un enfrentamiento. Si no mejoran los números en las elecciones van a quedar con la suma del poder público. Cristina Fernández presidente del Senado, Massa de Diputados y no vaya a ser que lo desplace Máximo. La Corte Suprema tiene 4 integrantes peronista. Con la mayoría en el Concejo de la Magistratura pueden controlar la justicia. Y a Alberto Fernández, yo lo he padecido. Yo no le creo. Es un personaje hipócrita que falsea la realidad. La gente piensa a lo mejor es bueno casi como una expresión de deseo. Es un dilema falso, creo que los dos son los mismo.

En los 70 empezaron a pelearse, arrojándose muertos entre los peronistas.  No queremos que vuelvan esos tiempos violentos. Uno de los contratos que se firmó en el 83 que tuvo un consenso del 90 por ciento fue: “Vamos a gobernar los civiles. Sus mejores candidatos. Dejemos las armas. No nos matemos”. Ahora yo propongo un nuevo contrato que diga nunca más a los coimeros y nunca más a los autoritarios patoteros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *