LA DIVERSIDAD MICROBIANA EN LA ESTABILIDAD DE LOS AGROECOSISTEMAS

Conservación de suelo

Silvina Vargas Gil es salteña y se recibió de Bióloga en la Fac. Cs. Exactas, Físicas y Naturales, Universidad Nacional de Córdoba. Hizo su Doctorado en Ciencias Biológicas en la Fac. Cs. Exactas, Físico-Químicas y Naturales, Universidad Nacional de Río Cuarto. Ingresó en el INTA en el año 2002 y continua con sus trabajos hasta la actualidad, en el Instituto de Patología Vegetal (IPAVE), Centro de Investigaciones Agropecuarias (CIAP), en Córdoba. Su área de investigación es la diversidad microbiana del suelo, estudiando cómo aprovechar sus potencialidades, preservando un recurso tan valioso como el suelo. Si bien su sede de trabajo es en Córdoba, parte de su equipo de investigación está en el INTA de Salta, a cargo de la Dra. Carolina Pérez Bradnán, por lo que su mirada sigue enfocada en la conservación del suelo en esta región.

 

¿Qué provoca la degradación del suelo?

El uso intensivo de nuestros recursos naturales está causando pérdidas en la fertilidad inicial del suelo, con la consiguiente disminución de los rendimientos de los cultivos. La adopción de determinadas estrategias de manejo en cultivos extensivos, implicó además, cambios radicales en el agroecosistema, especialmente en el suelo. Dado que el suelo un recurso no renovable y siendo la biodiversidad uno de los factores que le confiere estabilidad, se generan desequilibrios que difícilmente se puedan recomponer o bien llevará años hacerlo

¿Qué otros factores influyen?

En este contexto de cambio climático, no solamente las estrategias de manejo influyen sobre el sistema, sino también hay otros factores que lo afectan. Estos factores, de origen abiótico como insuficiencia de luz y agua, temperaturas extremas, contaminación atmosférica, salinidad, compactación, etc., acentúan aún más los desequilibrios en la biota del suelo.

¿Por qué es importante el aspecto vivo del suelo?

En el suelo, los microorganismos compiten por espacio y nutrientes con las plantas o con otros organismos, o bien sus funciones se ven afectadas. Entre ellas, hay algunas que son fundamentales como las que involucran los ciclos de los nutrientes. También las que tienen que ver con los procesos de descomposición del material vegetal. En este sentido, en cualquier ecosistema terrestre, contar con un ambiente diverso desde el punto de vista microbiano, implica potenciar los procesos biológicos de oxidación, reducción, descomposición de materia orgánica y mineralización, así como las interacciones interespecíficas e intraespecíficas que se establecen en el suelo.

¿Pueden los microorganismos ser empleados para evidenciar los procesos que ocurren en el suelo?

Debido a la alta sensibilidad de los microorganismos, su cuantificación puede proveer una medida integral del nivel de deterioro del suelo, un aspecto que no siempre es revelado con los análisis químicos y físicos de rutina. Una de las herramientas más actualizadas y eficientes para evaluar el aspecto biológico del suelo es su diversidad, la cual constituye una de las principales propiedades de la ecología de comunidades, que brinda información integrada sobre el estado del suelo.

¿Qué función cumple la biodiversidad en el suelo?

La comunidad científica estima que al menos una cuarta parte de las especies del planeta viven dentro del suelo.  En general se piensa que los microorganismos tienen una función esencial en la producción de alimentos exclusivamente, sin embargo, está comprobado que cumplen otras funciones además, que son vitales para la calidad de vida de los seres humanos. La biota del suelo cumple funciones fundamentales en el ciclado de nutrientes, estabilización del suelo, inactivación de sustancias tóxicas, promoción del crecimiento de las plantas, mediación en la emisión de gases de efecto invernadero, entre otras. Además de conferir estabilidad al sistema, la biodiversidad le otorga resiliencia y resistencia a estreses. Es por esto que, una reducción de la biodiversidad del suelo, especialmente la pérdida de especies clave con funciones únicas, puede conducir a un deterioro a largo plazo de la fertilidad del suelo y a la pérdida de la capacidad productiva. Dentro de la biodiversidad puede estudiarse la estructura genética de las comunidades y la función de las complejas poblaciones existentes en el suelo.

Este planteo surge debido a que existen muchas limitaciones en el estudio de la biota edáfica, ya que el suelo puede presentar una comunidad muy variada en cuanto a taxones presentes, pero estar funcionalmente inactivos, y viceversa. Por esto es importante complementar las mediciones de la constitución de la comunidad de la biota con aspectos de su funcionalidad.

¿Cómo se puede conocer la biodiversidad de un suelo?

El INTA lleva adelante un proyecto de carácter nacional, que involucra la gran mayoría de las provincias del país. En este proyecto se están poniendo a punto metodologías relacionadas a determinar la abundancia y actividades de los microorganismos en el suelo. Esto es particularmente importante debido a que el suelo es un ambiente altamente complejo, por lo tanto para determinar su biodiversidad las técnicas a emplear deben ser sumamente eficientes. Debido a la falta de herramientas, hasta hace poco tiempo no podíamos terminar de conocer la biodiversidad de nuestros suelos. Sin embargo, gracias al aporte de tantos investigadores, estamos lográndolo y a partir de allí, aislar y multiplicar microorganismos con gran potencial para aplicaciones biotecnológicas.

 

¿Qué estrategias debo tener en cuenta para conservar el suelo y su biodiversidad?

Debido a que la actividad y diversidad de la microbiota condiciona la fertilidad del suelo, la estabilidad y funcionamiento de ecosistemas naturales y los agroecosistemas, debemos tomar conciencia del gran valor que tiene y potenciarla a través de estrategias de conservación de suelos. El grupo a cargo de la Dra. Vargas Gil justamente tiene como objetivo la evaluación de herramientas de manejo de los cultivos, tendientes a incrementar la biodiversidad del suelo. Entre estas herramientas, es fundamental el mantenimiento de una cubierta vegetal durante todo el año, a través del empleo de cultivos de cobertura durante la etapa invernal. Estos cultivos de servicio o “puentes verdes” garantizan la presencia de raíces en el suelo, las cuales proporcionan alimento y hábitat para los microorganismos. Por ello, la siembra de cultivos como trigo, avena, centeno, brachiaria, en rotación con cultivos de verano como soja o poroto, incrementa la biodiversidad del suelo, en comparación con el monocultivo de soja o poroto.

Por otro lado, el uso de enmiendas orgánicas, como sub-producto de actividades agrícolas o ganaderas, favorece el contenido de materia organica del suelo, lo cual incrementa directamente la riqueza microbiana del suelo. Entre estas enmiendas, el compost elaborado a partir de residuos de cosecha o bien a partir de efluentes a partir de la producción de cerdos o de ganado vacuno (feedlot), también cumplen han demostrado importantes incrementos sobre la biodiversidad del suelo.

¿Qué ventajas tiene para el suelo el uso de sub-productos transformados a partir de actividades ganaderas?

En el contexto actual de toma de conciencia acerca de la degradación de los recursos ambientales y crisis energética, emerge la necesidad de repensar las relaciones entre las actividades productivas y el ambiente. Es así como el tratamiento de los desechos de la actividad porcina o ganadera (feedlot), reviste cada día una mayor importancia debido a la dimensión del problema que representa, no sólo por el aumento de los volúmenes producidos, generados por una mayor intensificación de las producciones, sino también por la degradación de los recursos, la proliferación de plagas sinantrópicas y la generación de olores indeseables cuando no poseen una correcta disposición. Es por este motivo que el manejo de las excretas es un aspecto fundamental en la sustentabilidad ambiental de los sistemas de producción animal intensivos. En este sentido, consideramos fundamental modificar la manera en que se lleva adelante la producción, migrando hacia modelos productivos que no comprometan la sustentabilidad del ambiente. La intensificación que sufre la producción porcina y vacuna en nuestro país, con la consecuente generación de efluentes debe ir acompañada necesariamente de un plan de gestión y biotransformación de los residuos de la producción.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *