SALTA SE POSICIONA EN FEEDLOT

Engorde a corral

 

Fernando Storni, gerente general de la Cámara Argentina de Feedlot, estuvo en la Sociedad Rural Salteña junto al presidente de la CAF, Juan Eiras, y ambos brindaron unas charlas en la jornada que se caracterizó por un gran interés de los productores.

¿Qué balance tuvo el encuentro?

El encuentro en la Sociedad Rural Salteña es de los primeros del año. Empezamos con la modalidad de encuentro y jornada con la idea de tener un acercamiento a socios y no socios de distintas regiones. Primero en Jesús María, Córdoba, luego en San Rafael, Mendoza, Santiago del Estero. Y este año iniciamos en Salta. Estamos muy contentos con la convocatoria y con la ayuda de las empresas auspiciantes y de la Sociedad Rural Salteña para la organización y convocatoria.

Fue un encuentro positivo para palpar la realidad, mas allá de los números. Con estas participaciones levantamos problemáticas de cada una de las regiones.

¿Hay problemáticas diferentes según la región?

Muchas se repiten en especial inquietudes sobre normativas que regulan la actividad a nivel nacional como SENASA o provinciales y municipales y algunas de ellas deben trabajarse a nivel local. Muchos de estos temas hacen a la simplificación y agilización de trámites e inscripciones en distintos organismos y se debe trabajar en temas que son generales pero en oportunidades las gestiones son más locales o caso por caso. Lo que hoy más les preocupa es sin duda la situación económica general en que estamos inmersos con las perspectivas de una macroeconomía compleja, con poder de compra reprimido con inflación y tasas de crédito altísimas que le impiden financiamiento. Es la situación marco la que más complica hoy cualquier negocio y es difícil trabajar tanto para los feedlots como para otras actividades.

¿Qué opina La Cámara Argentina de Feedlots (CAF) sobre la baja en el mínimo de faena para la hembra?

En la Mesa de las Carnes, de la que participamos, se estuvo discutiendo con opiniones divididas. Llevamos el tema adentro de la CAF e hicimos una encuesta a los socios sobre si creían que debía mantenerse la regulación actual, elevarse el peso de faena, disminuirlo para alguna categoría o eliminar la normativa. El 72% de los encuestados opinó que debía existir algún tipo de normativa que regule el peso mínimo y entre estos también el 72% opinó que la regulación debía mantenerse tal como estaba o subir el peso mínimo. Además se consultó a los socios sobre si creían que la CAF debía expresar la postura de la mayoría y acá el 80 % se manifestó en este sentido. Frente a esto se expuso tanto en los medios como a los funcionarios la postura de la Cámara y sus argumentos. Se generaron distintas reuniones, convocados por el mismo Secretario de Agroindustria, Luis Etchevehere, donde esto fue explicado y luego de que se tomara la medida se realizó un pedido de modificación de la fecha de entrada en vigencia considerando que los 45 días establecidos no contemplaba los ciclos productivos y daba un plazo corto para desactivar los distintos sistemas de recría que estaban en marcha.

Pero según manifestaron en diciembre en la SRS los representantes de la Mesa de las Carnes, la idea era subir cada vez más el peso de faena. ¿Cambió la postura?

Desde 2015, impulsados por el mismo gobierno, los productores se volcaron a producir más kilos haciendo un biotipo de animal “binorma” que esté disponible para el mercado interno o externo y para eso se generaron proceso de recría con distintos tipos estrategias nutricionales. Estaban en marcha inversiones para sistemas tanto a corral como a pasto.  El mensaje del gobierno fue el de producir más kilos y el mercado se estaba adaptando a un animal de un peso mayor. No es una cuestión de calidad sino tamaño de los cortes. En los grandes centros de consumo se estaban acostumbrando tanto carnicerías como clientes a cortes de animales más pesados. Incluso se hicieron desde el IPCVA campañas de promoción del consumo de novillo.

¿Quiénes eran los que pedían un peso menor?

En la Mesa de las Carnes, la industria frigorífica de Córdoba presentaba la postura de la baja del peso mínimo de la hembra. SRA y CRA mantuvieron una postura de libertad comercial por lo que expresaron que no debía existir regulación alguna. En cualquier caso creemos que la medida que tomara el gobierno en función de este tema debería darse con un plazo prudente para desactivar los procesos en marcha mencionados. Hoy el peso mínimo de la hembra quedó en 250 kilos para y 300 kilos para machos.

¿Esta decisión cómo afecta el precio?

En lo inmediato creemos que se va a volcar una mayor cantidad de hacienda al mercado juntándose las hembras que estaban para salir con 300 Kg con aquellas que pueden salir de menor peso. Eso con la consecuencia de una baja de precio. El año pasado estaba atrasado el precio y en enero se dio el ajuste que puso competitivo al feedlot y ahora veremos cómo evolucionan los precios.

¿Cuánto es el tiempo que hoy lleva producir un ternero de 240 kilos y uno de 300?

Dependiendo del peso de ingreso al corral, pero serían menos de tres meses y antes llevaba de 110 a 120 días.

¿La información que el CAF brinda a través de los medios digitales sirve a todos los productores de feedlot?

La CAF representa al engorde a corral de distintas maneras, una es la gestión frente a los gobiernos trabajando sobre normativas y regulaciones que hacen al sector. Por otro lado con servicios a los socios que incluyen distintos frentes. Tiene el asesoramiento del departamento de Legales el de calidad y medio ambiente y un departamento de comunicación que trabaja en la información al socio mediante resúmenes de prensa, el newsletter mensual y correos por temas específicos. Además, se comparte información de precios y mercados entre los asociados a través de los distintos grupos de whatsapp que utilizamos. Desde el departamento de Mercados se transmiten informes de precios, encierre, hotelería etc.

Estamos trabajando en una aplicación móvil para brindar estos informes de manera más accesible a socios y no socios. La tendremos disponible en el mes de mayo.

 

Por otro lado, se organizan jornadas de capacitación y talleres en distintas localidades cada año brindando formación a dueños y empleados sobre distintas tremáticas.

¿Cómo fue el balance del año pasado?

Pasamos un 2018 complicado con un margen bruto negativo durante todo el año. Iniciando el 2019 tuvimos el ajuste de precios que cambio el panorama. Pero el mejoramiento del precio nos encontró con empresas descapitalizadas, con menos hacienda encerrada y nula capacidad de financiamiento por las tasas actuales.  Este año estamos siete puntos por debajo del mismo mes en 2018 en cuanto al nivel de ocupación de los corrales. Las perspectivas mejoraron con el incremento del gordo de principio de año pero con el  contexto macroeconómico súper complicado hoy estamos en una situación de expectativa sobre lo que pueda suceder en lo que queda del año.

¿Cómo está Salta con respecto a otras provincias y cuáles son las perspectivas?

Es para destacar como la provincia se está posicionando en la producción de carne a corral. A inicios de enero era la cuarta provincia en cantidad de hacienda encerrada. Consideramos que todo el NOA tiene un potencial enorme, excelentes características para la producción y el plus de la distancia a los puertos que lleva a la necesidad de agregar valor a los granos producidos transformándolos en carne.

¿La exportación no ha mejorado los ingresos?

Sí, la exportación ha sido la categoría que se ha diferenciado del consumo en cuanto a su valor en algunos momentos del 2018, pero hay un gran crecimiento de la vaca y no de faena de alta calidad. Creemos que ese camino hay que seguir profundizándolo con mercados de alta calidad. Se están trabajando, hay algunos destinos pendientes y otros cerrados, pero no operativos. Por ejemplo, Estados Unidos tiene un mercado con nichos de calidad que hay que explorar.

¿Cómo evolucionó el feedlot en la Argentina?

Fue un proceso que se fue dando de la mano de la agriculturización, 15 millones de hectáreas pasaron de la ganadería a la agricultura y  se tuvo que intensificar los sistemas para mantener la producción. La cría con distintas tecnologías se expandió a campos de inferior calidad y la terminación paso a ser en corrales. Hubo un aprendizaje y evolución en cuanto a dietas, se fue modificando la nutrición de la mano de especialistas y de empresas dedicadas a la nutrición.

Hoy hay una homogeneidad y calidad de producto destacada. Antes uno iba a la carnicería y muchas veces se llevaba una sorpresa cuando la carne salía de la parrilla. No sabía si saldría tierna o el gusto que tendría. Hoy la gente no solo sabe que encuentra el mismo corte, sino que sabe la calidad es similar. El consumidor elige los cortes de grasa blanca de animales terminados a corral, quizá sin saberlo pero si se asocia ese color de grasa a un producto que sale siempre igual en los distintos medios de cocción

¿Qué desafíos tiene el feedlot?

Creo que tenemos por delante un trabajo importante en cuanto a incorporación de tecnología para manejar grandes volúmenes de datos organizados que nos permitan tomar mejores decisiones y en el momento adecuado. Esto permite reducir costos, mejorar eficiencias y es fundamental en un negocio de márgenes acotados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *