Entrevista al Presidente de la Sociedad Rural Salteña

Presidente de la Sociedad Rural

VISIÓN PARA DOS AÑOS

Ignacio García del Río asumió el 21 de diciembre de 2018 y por dos años este abogado que también se dedica a la actividad productiva, dirigió Prograno y hoy es el actual presidente de la Sociedad Rural Salteña en tiempos en que la preocupación del sector agroindustrial pasa por ser más competitivos, por lograr consensos que permitan más y mejor producción de alimentos, por tener respuesta del gobierno en temas como el ordenamiento territorial, mayor conectividad, mantener los estatus sanitarios. Explica que necesita más participación de los socios para darle más entidad a la posición gremial de la SRS.

¿Cuál fue la principal motivación para estar en el cargo de presidente?

Es difícil no aceptar una propuesta de estas características si tenemos en cuenta que este sector representa uno de los más importantes movilizadores de los aspectos sociales y económicos de la provincia. Las expectativas de crecimiento de un sector que sigue apostando e invirtiendo en este suelo generan la necesidad de involucrarse, acompañar y trabajar para generar aquellos cambios que lo posicionen y consoliden. Es un enorme orgullo presidir esta institución y a la vez una gran responsabilidad que comparto con una comisión directiva compuesta por hombres y mujeres que con su experiencia, empuje y visión de futuro han decidido involucrarse para poder cumplir con los objetivos que nos hemos planteado.

¿Cuáles son las principales preocupaciones en el ámbito gremial?

La Argentina transita un momento de gran crecimiento y muy buenas expectativas respecto del mercado de exportación de carnes que se empezó a hacer visible después del año 2015. En ese marco, y fundamentalmente por nuestra ubicación geográfica, es imprescindible controlar y mantener el estatus sanitario. Particularmente con cuestiones tan delicadas como la Aftosa. Mantener ese estatus sanitario, en términos económicos, es insignificante en comparación con lo que podría implicar perder esos mercados internacionales. Hoy estamos discutiendo la necesidad que desde Nación se sigan afrontando los costos de vacuna y vacunación para los productores de menor escala que producen en zona de frontera. Tan es así que hemos formalizado acuerdos a través de los cuales la Provincia afrontará el costo de los vacunadores en esa zona. Es importante destacar que el trabajo de esta institución y de los demás entes sanitarios avocados a este tema, resulta trascendente por las implicancias nacionales que pudiera tener.

Más allá de cuestiones puntuales como la anterior, son de gran importancia para el sector otras cuya concreción debiéramos definir como de mediano y largo plazo. En ese sentido, es necesario para el sector seguir trabajando con el gobierno en la búsqueda de soluciones para mejorar las rutas y caminos de la provincia. La implementación de consorcios de caminos puede entenderse como una solución parcial para determinadas zonas pero no es suficiente. Debemos colaborar en la formulación de normas a nivel de cuenca cuya aplicación permita controles del uso del agua, suelos y demás elementos presentes en la producción. Normas cuyo consenso se transformen en mecanismos de producción sustentable y que a la vez no resulten inaplicables. De igual modo resultan necesarios protocolos destinados a las buenas prácticas agronómicas. No se trata de formular extensas leyes que pierdan de vista la realidad productiva en sus diversas formas y zonas y que por ello mismo resulten impracticables.

En todo ese marco, lógicamente está presente la necesidad de seguir trabajando para lograr el incremento de nuestro stock ganadero. Ello requiere seguir invirtiendo en calidad, aplicando tecnologías, pero también en aspectos que generen seguridad de inversión a largo plazo. La revisión del ordenamiento de bosques y nuevos mecanismos productivos jugarán un rol preponderante ya que esencialmente debiera beneficiar a productores en zonas con escaso desarrollo y grandes necesidades.

¿Cuáles son los argumentos del campo hacia el gobierno por la falta de revisión en el Ordenamiento Territorial?

El gobernador de la Provincia, en su discurso de apertura de las sesiones ordinarias, dio datos concretos de agricultura y ganadería. Quedó clarísimo que el productor sigue invirtiendo en Salta según los números estadísticos que se describieron. Ciertamente hay una enorme capacidad para incrementar la producción en forma sustentable y sostenible, pero ello sólo es posible con reglas claras. Hay un dato irrefutable. El plan 2030, que reunió la opinión y visión de futuro de todos los actores posibles de la provincia, proyectaba una cantidad de cabezas de ganado que hoy parece imposible de cumplir de acuerdo a lo proyectado. Ello fundamentalmente se produjo por la inseguridad que generó la continua modificación de normas en materia de habilitación de áreas productivas. A partir de allí se pone en evidencia la necesidad de contar, lo antes posible, con una revisión lógica del OTBN que permita la aplicación de nuevos mecanismos productivos. Ello no significa modificar o alterar los parámetros de sustentabilidad y cuidado del ambiente. Por el contrario, implica generar desarrollo sustentable en aquellas zonas aptas y conservar una enorme superficie de la provincia. De hecho, en esta Provincia es ampliamente mayor la zona que debe conservarse respecto de la que tiene potencial productivo. Pero en esto debemos ser claros, la conservación, en sí misma, no es posible sólo a través del dictado de normas.

¿Usted cree que antes de diciembre haya una definición?

Sería muy importante. Sin embargo hay cuestiones que deben definirse antes. Resulta muy difícil abordar cuestiones complejas como la revisión del OTBN, que requiere de la participación de muchos actores, si antes no se concluye formalmente con la medida que dispuso la paralización de actividades en aquellas explotaciones que fueron legal y legítimamente autorizadas por la provincia y que involucra 32 proyectos. Las autoridades nacionales y provinciales coincidieron en que se trata de proyectos que fueron ejecutados en el marco de la normativa en función de los cuales fueron aprobados. Sin embargo, han pasado 15 meses desde que se produjo aquella paralización y aún no se ha formalizado la solución del conflicto. Más allá de eso, hemos mantenido varias reuniones con la Ministra de Producción y coincidimos en la necesidad de avanzar los antes posible con la solución del conflicto y retomar la revisión del OTBN.

Volviendo al tema sanitario ¿Por eso están ocupados como Sociedad Rural con su presencia en la frontera?

Sí. Esa problemática fue bien entendida y abordada por Lucas Elizalde -anterior presidente de esta institución que sigue colaborando activamente en esta cuestión-, lo que permitió transmitir la preocupación y mantener un constante diálogo con las autoridades nacionales y provinciales. Además, hace varios años la Sociedad Rural se constituyó como ente sanitario del departamento de San Martín. Por eso seguimos trabajando como entidad para que desde Nación se mantenga la provisión de vacunas para los pequeños productores.

¿Qué ve esta comisión como destacable?

En esta corta gestión como presidente tengo la impresión de que más socios empiezan a participar activamente, mandando sus propuestas e inquietudes.

¿Sirvió la reunión abierta de la Comisión Directiva a la que se convocó a todos los socios?

Sirvió muchísimo. La participación de los socios hace que sean más palpables los problemas del sector en sus distintas actividades y zonas. En esa reunión surgieron temas de inseguridad de distintas zonas, la problemática de los mataderos, las dificultades del transporte y el estado de los caminos y rutas, la imposición de tasas municipales para la instalación de feetlots, diversos temas sanitarios, etc. La participación del socio genera que las gestiones tengan sustento y sean representativas.

¿En las reuniones de Comisión tienen en cuenta todas las necesidades de los productores?

La Comisión Directiva está conformada por productores y eso ya genera de por sí una importante cantidad de temáticas a tratar, a las que se suman las que trasmiten otros socios. Pero esencialmente los temas que se tratan en comisión son referidos a las necesidades y problemática de los productores. De todos modos hoy los sistemas de comunicación instantáneos permiten tratar problemáticas sin necesidad de esperar las reuniones de comisión. Cada vez son más los temas que debemos abordar diariamente y las necesidades de los productores son prioritarias. Como cuestión concreta, estamos trabajando en alternativas que agilicen algunos trámites a los productores. En ese sentido hemos iniciado algunas tratativas a través de FEDERSAL para lograr la unificación de los DTE con las guías de tránsito de ganado municipal.

¿Tienen planes de trabajar con otras entidades?

En la Comisión Directivas hay personas vinculadas a entidades provinciales y nacionales. Estos días nos juntamos con personal de INTA para programar charlas de interés para el productor, temas sanitarios, pasturas, enfermedades. Por cuestiones sanitarias tenemos la necesidad de mantener permanente vínculo con SENASA. Trabajamos con Prograno, Legumbres del Norte y a través de Federsal llevamos nuestras inquietudes a nivel nacional. Con estas últimas instituciones abordamos permanentemente cuestiones comunes a toda la producción.

¿Cómo será este año la exposición rural?

Partiendo de la base que es el evento en el cual el campo muestra los logros del sector, a esta comisión le preocupa que sea lo más representativa posible. Obviamente en épocas difíciles como las que estamos viviendo todo es más complicado. Pero ya estamos trabajando en la muestra y buscando alternativas que nos permitan estar más holgados económicamente, organizando otros eventos de interés para los socios, que haya más presencia con el productor y que se sienta más atraído por las gestiones de la Sociedad Rural. Se volverá a organizar desde la misma institución con la colaboración de dirigentes y administrativos con la invalorable mano que nos dan del Ateneo.

El Ateneo es un semillero de dirigentes.

Sin dudas. De ese Ateneo surgió gente que hoy no sólo ocupa funciones en la Comisión Directiva sino también en funciones de gobierno, INTA, CRA y muchos otros.

Ellos se preparan como cuadros para ser parte de comisiones directivas y futuros dirigentes. Es una cuestión generacional. Hay muchos chicos que no son productores ni tienen campos y están empapados del tema productivo y participan a nivel nacional activamente, como por ejemplo con CRA.

Ser presidente insume tiempo ¿Cómo se organiza?

Ser presidente es una enorme responsabilidad que requiere mucha dedicación. Por otro lado, cada uno de nosotros tiene su actividad profesional y su familia. Se trata de optimizar tiempos y muchas veces eso es posible cunado, como en mi caso, cuento con el apoyo y el tiempo del resto de los miembros de comisión directiva y personal de la entidad.

¿Necesita el respaldo del socio en las decisiones gremial?

No hay duda que la responsabilidad de las decisiones recae en quien dirige la entidad. Pero no es lo mismo tomar decisiones desde lo que uno supone que está bien, que una decisión surgida de la participación activa de los socios. En la pluralidad de opiniones y miradas radica la importancia y la necesidad de insistir sobre temas de interés general y por eso es importante la participación. La Sociedad Rural hace gestiones que irán en beneficio de los socios, pero también de los que no los son por eso la participación activa de la gente del sector da la tranquilidad de ese respaldo.

¿Qué opinas de que el campo con esta cosecha sea uno de los salvavidas de la economía por sobre todos los otros sectores?

No hay dudas que el campo siempre fue un actor principal en la economía del país y cuando, como en esta campaña, se producen cosechas extraordinarias, pienso que el campo necesita mucho mayor participación activa en la toma de decisiones nacionales y provinciales.

¿Preocupa al campo una eventual vuelta de Cristina Kirchner?

Yo no me enfocaría en un nombre en particular sino más bien, en los modelos de gobierno y en ese sentido, está claro que el modelo anterior generó enormes complicaciones al sector. Sabemos que el sector agropecuario no puede pensarse en el corto plazo y por eso es importante que, más allá de nombres propios, se generen y afiancen políticas de estado que permitan sostenibilidad productiva.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *