EDITORIAL. CONSENSOS PARA EL DESARROLLO

 

En primer lugar, quiero agradecer a todos los socios de esta entidad por haberme confiado la responsabilidad de trabajar y defender los derechos del sector. Hago extensivo el agradecimiento a todos los miembros de la comisión directiva que me acompañarán durante esta gestión, con la certeza de que su experiencia, dedicación y el anhelo de una producción sustentable harán posible cumplir los objetivos que nos hemos propuesto.

También quiero agradecer a los presidentes y miembros de comisión directiva que me antecedieron, por haber allanado el camino para darle continuidad a las gestiones y soluciones de las problemáticas del sector y fundamentalmente por haber demostrado que su dedicación a esta entidad ha trascendido  el plazo de una gestión.

Todos somos conscientes que transitamos tiempos difíciles y es por ello que debemos aunar esfuerzos para superar las crisis y coyunturas que afectan al sector y al país en general.

Nuestra responsabilidad es probablemente mayor si tenemos en cuenta que la actividad agroindustrial sigue siendo uno de los pilares fundamentales de la economía del país y que en ella radican, en alguna medida, parte de las soluciones.

En ese marco, las expectativas de una cosecha record y de un importante crecimiento en la exportación de carnes hacia nuevos mercados debe ser entendida con una inmejorable posibilidad de posicionamiento internacional que sólo es posible y perdurable con políticas de estado claras que generen seguridad, previsibilidad y sostenibilidad.

Nuestra actividad sólo puede ser pensada a largo plazo y por eso frecuentemente escuchamos voces públicas y privadas que acertadamente describen el enorme potencial ganadero de nuestra provincia y con ello las bondades de incorporar valor en origen; de generar desarrollo sustentable y empleos en zonas con mayores necesidades; de reforzar el uso de buenas prácticas agrícolas; de mantener nuestro estatus sanitario y de incrementar el stock ganadero provincial; de un ordenamiento territorial a nivel de cuencas que prevea una matriz con alternativas productivas acordes a su entorno y sus posibilidades;  de mayor transitabilidad y conectividad, etc.

Sabemos que en épocas electorales todo parece mas lento y difícil pero creo que es un momento en el que debemos consensuar esfuerzos y visión de futuro para evitar que el tiempo de indefinición socave las posibilidades de un desarrollo genuino, inclusivo y sustentable.

Reitero que todo eso es posible en la medida que contemos con políticas de estado definidas y mantengamos la convicción de que nuestra actividad se traduce en más y mejores alimentos que se consumirán en nuestra provincia, en nuestro país y en otras partes del  mundo.

Muchas gracias.

IGNACIO GARCÍA DEL RÍO

Presidente SRS

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *