Producción y consumo de carne bovina en la Provincia de Salta 2018

 

por Carlos Segón
Para el presente análisis se parte de datos estadísticos publicados por MINAGRI para el año 2017, y una estimación de la población de Provincia de Salta proyectada desde el censo del año 2010. Se excluyen los departamentos de Iruya, Rivadavia, La Poma, y Los Andes, por no tener información de faena o comercialización registrable. Su volumen no es significativo para este estudio, pero sí es en todo caso un llamado de atención como problema grave de salud pública.
Para el análisis del año 2018, por no haber datos oficiales publicados hasta la fecha, los números fueron elaborados en base a información obtenida del SENASA. La intención no es la de un trabajo estadístico sino sacar algunas conclusiones sobre la tendencia de la actividad ganadera de la Provincia.
El promedio de kg. de res de la faena Nacional es 230 kg. Del promedio de consulta de los 3 establecimientos de mayor faena en Salta (85 %) se estima 220 kgs. por res.
De los cuadros presentados, la primera y no menor conclusión que se llega, es que en el balance de ingresos y egresos de carnes y animales para faena el saldo es positivo; por lo tanto Salta a pesar de los problemas de la economía nacional y los frenos al desarrollo, pasó a una etapa de autoabastecimiento de carne bovina, sueño de hace muchos años cuando el ingreso de carne era el equivalente a la producción de tabaco.
Si analizamos los animales faenados más los kilos de carne ingresados de otras provincias, da un consumo de 55 kgs por habitante, muy aproximados a los 54 kgs por habitante por año estimados por CICRA para 2018. Esto muestra un nivel muy alto de actividad registrada, cerca del 90 % en el eslabón mayorista de comercialización, datos que no muchas actividades pueden demostrar. Esto es fruto de un importante trabajo en cuanto a la implementación de cajas negras en los establecimientos de faena, controles de rutas en los distintos puntos de ingreso a las provincias. Así también evidencia un incremento del 33% en la faena, en un momento que todas las actividades muestran una importante caída. Otro dato no menor es que el 95 % de la faena se realiza en solo 7 establecimientos.
Otra circunstancia que se observa es que hay un saldo negativo en balance de invernada de aproximadamente 200.000 terneros, 60.000 novillos y vaquillonas que ingresan con destino invernada, mayormente de las provincias de Formosa, Chaco, Corrientes y Santiago del Estero en menor medida. Por lo tanto, el crecimiento del stock de la Provincia está más influenciado por aumento en los ingresos que en un aumento en la producción.
Para cubrir ese déficit hay que hacer un esfuerzo importante para mejorar la eficiencia en la cría, en un crecimiento vertical, pero será también necesario aumentar la cantidad de vientres, lo que denominamos crecimiento horizontal. Por ser el eslabón que requiere inversiones a más a largo plazo, es sin duda el sector donde se deberían apuntar todas las medidas de fomento tanto en el orden Provincial como Nacional.
Es indudable la importancia que jugó el feed lot que supo aprovechar una oportunidad para convertir granos en carne y dar valor agregado a una importante producción de maíz.
Este incremento exponencial del stock ganadero en la última década, podría ser el disparador también para la instalación de plantas de bio- combustibles que se complementan muy bien con el aporte de burlanda para las dietas de los engordes a corral.
El alto porcentaje de animales para faena, que salen de la provincia, y la importante cantidad de kgs de carne enfriada que sigue ingresando, es un indicativo de falta de capacidad de la industria frigorífica y de sus sub productos, importantes generadores de mano de mano de obra.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *