REVALUO IMPOSITIVO

REVALUO IMPOSITIVO

Por CP Fernando Hidalgo*

 

¿CONVENDRÁ HACERLO PARA REDUCIR EL IMPUESTO A LAS GANANCIAS?

 

El “revalúo impositivo/contable”, es la única medida OPCIONAL, de las varias que se sancionaron por la Ley 27.430 en 12/2017 de la “Reforma Tributaria”.

Es decir, el contribuyente puede elegir si hacer el “revalúo impositivo” o no, luego por cierto de evaluar, si le resultará conveniente o no.

 

¿Cuál sería la posible conveniencia?

 

La conveniencia o beneficio de revaluar impositivamente, es que permitiría reducir la carga fiscal del Impuesto a las Ganancias.

Porque se podrá computar un “mayor gasto en amortizaciones” por los bienes de uso amortizables y, también se podrá computar un “mayor costo computable” ante la venta futura de un bien de uso.

 

PERO cuidado, para saber si le convendrá hacer o no este revalúo, deberá analizarse la relación “costo/beneficio”.

Esto se hace comparando el “Impuesto Especial” (costo) que debe ingresarse, contra el futuro “ahorro del Impuesto a las Ganancias” (beneficio).

 

Nuestro productor agropecuario en general, por su estructura y modalidad productiva posee importantes inversiones en Bienes de Uso (activos fijos). Por ello, creo conveniente explicar tres situaciones en las que por la aplicación del revalúo impositivo, le puede generar beneficios económicos.

 

 

  1. A) Por la existencia de Bienes Muebles amortizables

 

Si un productor, que tiene estos tipos de bienes tales como maquinarias, rodados, herramientas e implementos, reproductores adquiridos, vientres puro por cruza o pedigree, y quiere aplicar el revalúo deberá hacerlo sobre todos los bienes muebles amortizables, que a su vez no estén totalmente amortizados.

 

Analizada esta relación costo/beneficio, de un productor en particular se observa que el mismo obtendría un futuro ahorro en el Impuesto a las Ganancias en los próximos 5 años, resultando un beneficio final del 100% en relación al Impuesto Especial que debe ingresar (10% del adicional revaluado).

 

Es decir, el contribuyente adelanta un “capital” (impuesto especial), a cambio de recibir “beneficios futuros”, (menos Imp.Gcias.). Por lo tanto, al ser en definitiva una “opción de negocio financiero”, deberá evaluarse la misma tal como una inversión financiera.

 

Por cierto, debo decirlo que tendrá sentido ejercer esta opción de revalúo impositivo, si es que el contribuyente proyecta tributar Impuesto a las Ganancias en los próximos años.

 

 

  1. B) Por la venta de Bienes de Muebles amortizables

 

Si un productor termina aplicando el revalúo impositivo, porque efectivamente le resulta conveniente, tendrá la posibilidad adicional de reducir el Impuesto a las Ganancias, que podría generarse por ventas futuras de estos bienes revaluados. Por la simple razón que se elevaron los valores residuales o costos computables.

 

 

 

 

 

Tanto para los casos de ventas de Bienes Muebles Amortizables cono de ventas de Inmuebles, hay condiciones: a) Si vende el bien revaluado en el primer año siguiente al de la opción, se reduce su “costo computable” en un 60% , b) Si lo vende en el segundo

en un 30% y, recién a partir del tercero año podrá tomar el 100% del costo computable o valor residual actualizado.

 

 

  1. C) Por la venta de Bienes Inmuebles

 

Si un productor, posee inmuebles y, quiere aplicar el revalúo impositivo, tendrá que hacerlo con todos sus inmuebles (tanto rurales como urbanos afectados a la empresa).

 

Los inmuebles rurales no se amortizan impositivamente y en algunos casos pueden tener una proporción muy reducida de amortizaciones, por lo tanto, al productor agropecuario en principio no le convendría revaluar los inmuebles.

 

SALVO, si se tiene en vista vender pronto algunos de estos bienes, entonces habrá que evaluar su conveniencia de revaluarlos, porque el Impuesto a las Ganancias que originarían estas ventas puede resultar muy elevado, y por lo tanto, si aplico el revalúo impositivo, el ahorro en este impuesto, puede ser también muy significativo.

 

Conclusión:

 

Lo relevante es transmitirles la idea, de que debemos “hacer números” y analizar la opción del revalúo impositivo desde la óptica financiera. Ya que resultaría, para quienes financieramente puedan hacerlo, una buena oportunidad para reducir en los próximos años la carga tributaria en el Impuesto a las Ganancias.

*Estudio Hidalgo y Asociados

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *