Discurso de Apertura de la Expo Rural 2018

Discurso de Apertura de la Expo Rural 2018

 

En nombre de la Comisión Directiva de la Sociedad Rural quiero homenajear recordando en este acto a dos grandes hombre que nos dejaron recientemente y ya forman parte de la historia de la institución y de la ganaderia del Norte, Carlos el Bebé Mussari y Tomi García Bes.

Hace poco más de 10 años el país daba por finalizado el conflicto del campo generado por la resolución 125. Quiero destacar de esa resolución algo que considero fundamental para el crecimiento y desarrollo genuino de nuestro país. Uno de los argumentos que dio origen a la resolución fue el de “detener la sojización porque competía con producciones que se quería promover, como producir más carne, leche, algodón, etc.”. Quiero detenerme en este argumento porque lamentablemente sigue estando presente. No podemos utilizar como mecanismo de fomento de desarrollo económico el desincentivo a otras actividades. Esto es destruir valor, esto es cambiar actividades productivas en las que somos altamente competitivos por otras en las que generamos un ambiente artificial de competitividad, competitividad que no es genuina. Todos queremos producir más: más carne, más leche, más granos y transformarlos en origen para exportarlo al mundo, para eso necesitamos medidas de fomento muy concretas.

Señores:¡LAS RETENCIONES son la peor herramienta de política económica posible! Debemos aprender a construir desde lo que funciona bien, desde donde somos buenos y desde donde somos genuinamente competitivos.

Estamos frente al desafío de construir con base en lo que somos fuertes. Una de nuestras fortalezas es producir carne; somos reconocidos en el mundo por nuestra calidad. En estos últimos meses, empezamos a ver la apertura de nuevos mercados y un incremento sistemático de las exportaciones, comezamos a ver también la reapertura de industrias frigoríficas, cerradas por falta de actividad. Repito: ¡Industrias que cerraron en los últimos 10 años por el desincentivo a producir! No tenían materia prima para procesar y hoy empiezan a abrir sus puertas nuevamente. El stock ganadero nacional también empieza a recuperarse, fruto de la inversión de los productores en respuesta a políticas claras en este sentido.

En la provincia el stock ganadero provincial también crece en respuesta a esas políticas claras, estamos viendo un incremento en las actividades de recría y engorde, hemos invertido el flujo de terneros transformándonos en una provincia importadora de terneros cuando hasta hace unos pocos años vendíamos nuestra producción a otras provincias. Paralelamente tenemos un incremento en el área de siembra de maíz en la Provincia. Es una buena noticia: estamos transformando granos en carne, agregamos valor y cuidamos mejor nuestros suelos, pero mejor aún, es la oportunidad de intensificar esta combinación para generar en el interior de nuestra provincia mucha más actividad económica. Se puede, solamente tienen que dejarnos hacerlo.

Tenemos el potencial para producir más terneros, nuestra región chaqueña es el lugar indicado. Con más terneros y una produccion de novillos estabilizada pronto tendremos nuevas industrias frigoríficas instaladas en la provincia.  

El principal flagelo económico de la Provincia es su falta de actividad económica, esto se refleja en la cantidad de empresas que tenemos por habitante, 8 empresas cada mil habitantes; la mitad de la media nacional y un tercio respecto a las zonas más desarrolladas. Si hay un lugar donde tenemos que cuidar a las empresas es acá, en Salta.

 

En enero de este año el gobierno provincial emitió una resolución suspendiendo autorizaciones dadas. Lamento mucho disentir pero tengo la obligación institucional de hacerlo saber. Los derechos adquiridos por los productores, quienes cumplieron al pie de la letra todo lo que el estado provincial le exigió, se vieron vulnerados con estas medidas. Si bien hubo 32 empresas o proyectos productivos afectados directamente, el efecto negativo se sintió en todo el sector. Se puso a los que hicieron las cosas bien en peor situación que quienes habilitaron sus campos sin pedir permiso y hoy producen con total libertad y seguridad.

Hoy, luego de firmar el acta final, podemos decir que la situación es mejor que ayer, pero el efecto causado por la medida nos pone en una situación de inseguridad jurídica que no le hace bien al sector ni a la Provincia. 

No quiero olvidarme del rol del Gobierno Nacional en todo esto. A través del Ministerio de Ambiente fueron los que desencadenaron esta lamentable situación. Estoy convencido que se metieron donde no correspondía y de manera incorrecta. La administración de los recursos naturales es nuestra potestad y debemos defenderla.

Hace más de 10 años que estamos discutiendo como desarrollar la región chaqueña, vale recordar que es la zona con los peores índices de necesidades básicas insatisfechas, la región con menor densidad económica del país, pero a la vez la región con potencial ganadero más importante. El Plan de Desarrollo Estratégico de Salta tiene un objetivo claro en lo productivo y ambiental, pero se vuelve utópico si no se toma la decisión política de llevarlo a cabo.

Según un informe del Foro Económico Mundial la Argentina ocupa el puesto 104 de 138 países en cuanto a competitividad. Las causas son básicamente la presión fiscal y el desequilibrio fiscal. Según este informe, las empresas para ganar $100 tienen que haber pagado previamente al estado $134.

Estas dos causas, presión fiscal y desequilibrio fiscal, básicamente nos dicen que las empresas están en situación defensiva a causa de la cantidad de impuestos que pagan pero que a su vez esa cantidad no es suficiente para financiar el Estado. Salir de esto es doloroso, nadie quiere pagar el costo pero hay que hacerlo. Debemos, entre todos, bajar el déficit fiscal si queremos un país diferente. La palabra AJUSTE no es simpática y genera rechazo en todo el arco político, pero están obligados a administrar responsablemente los recursos públicos. La austeridad económica se impone. Estamos ante la oportunidad de revertir más de 70 años de vivir con lo que no tenemos. Si la política no lo hace, el sector privado se ve obligado a hacerlo para sobrevivir. Pero, por sobre todo, no le quiten al país y a los productores las ganas de producir.    

Las provincias y municipios tienen mucho para aportar en esto, el Estado Nacional no es el único responsable, solo recordar que en el trascurso del ultimo años los impuestos provinciales se incrementaron. Si bien la producción primaria esta exenta de ingresos brutos, nuestra cadena de proveedores no lo está, por lo tanto, nuestros costos de producción se vieron incrementados por el aumento de impuestos. Algo similar sucedió con el impuesto a los sellos; esperábamos que fuera eliminado como incentivo a inversiones, pero sin embargo se incremento sustancialmente, encareciendo las mismas.   

Nuestro rol como empresarios también es importante. Según este mismo informe del Foro Económico Mundial, la Argentina se encuentra en el puesto 132 en cuanto a Conducta Ética de las Empresas. La informalidad económica y la evasión nos hace también responsables de esta situación. No pagar impuestos por el hecho de no recibir nada a cambio, ¡no es válido! Los empresarios tenemos que cumplir con nuestras obligaciones ante todo para luego exigir. La tentación de ir por el camino más fácil es grande pero no es el camino correcto. El individualismo muchas veces es el culpable de estas decisiones, por eso, el camino ético es a través de las instituciones: más lento, pero mejor para todos.    

Difícil es competir con el mundo con esta carga fiscal, claramente es el principal problema de competitividad que enfrentan las empresas, pero tenemos que estar dispuestos a hacerlo. No debemos renunciar, ese es el camino para generar nuevas inversiones que crean empleo, riqueza y recursos tributarios.

En este momento está en la Comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados de la Nación, un proyecto de ley de semillas, es un proyecto fundacional, con la capacidad de transformar regiones a través del impulso a sus producciones. Esta ley traerá grandes avances tecnológicos al campo en general, pero por sobre todo a las economías regionales, el poroto, junto con el tabaco y el vino, producto emblemático de Salta, quizá de los más significativos en el país. Los productores de Brasil para poner un ejemplo, reemplazan sus variedades en promedio cada 3 años y tienen rendimientos muy por encima de los nuestros, el mercado de legumbres en el mundo creció 3 veces en los últimos 20 años, Argentina por no tener investigación en semillas vio como ese mercado era captado por países como Canadá o Australia.

Señores legisladores: la necesidad de la producción SALTEÑA es que esta ley se apruebe. Esta necesidad es muy distinta a la necesidad de los productores de la región central, por eso necesitamos estén a la altura de nuestras necesidades y no de las necesidades del bloque partidario. En este tipo de proyectos es donde deben apuntalar el federalismo defendiendo las realidades de cada provincia. Estamos frente a otra gran oportunidad, ¡por favor, aprovechémosla!

Nuevamente quiero agradecer a nuestros socios, productores, profesionales y trabajadores del campo por acompañarnos, esta es su casa. En nombre de la comision directiva les deseamos una excelente campaña 2018-2019, que Dios nos bendiga, y que el año que viene volvamos a encontrarnos con el orgullo de haber servido a la patria cultivando nuestra quierida tierra.

Muchas gracias.

Lucas Elizalde

Presidente SRS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *