Entrevista a Fernando D´Angelo, Secretario de Asuntos Agrarios

Entrevista a Fernando D´Angelo, Secretario de Asuntos Agrarios

 

Perspectivas productivas en Salta

Fernando Luis D´Angelo, ingeniero agrónomo, enfocó su carrera profesional en el tema hídrico. Este especialista se formó en la UNS (Universidad Nacional del Sur, Bahía Blanca) e hizo cursos y postgrados en el exterior, en donde ratificó la necesidad de gestionar de manera eficiente los recursos hídricos como un desafío de desarrollo en cualquier lugar de la Argentina en el siglo XXI.

La producción agropecuaria bajo riego fue siempre su trabajo, tanto en el sector privado, como en el público, y siempre enfocó sus conocimientos para aplicarlos en el crecimiento de los negocios agrícolas y ganaderos.

Hoy como Secretario de Asuntos Agrarios su experiencia en el ámbito productivo, su mirada desarrollista y su visión sobre la gestión del agua, marcan el rumbo de su trabajo.

 ¿Qué lo motivó a aceptar el cargo de Secretario de Asuntos Agrarios?

En otras oportunidades ya me habían consultado sobre la posibilidad de ser Secretario de Recursos Hídricos, pero distintas circunstancias hicieron que desistiera de  esa propuesta.

Ya alejado de la actividad, llegó el llamado de la ministra Dra. Paula Bibini; su visión política clara y la energía conque esbozó el plan de trabajo integral a realizar, tomando como uno de sus ejes el incremento de la producción por el aporte del riego, me llevó a que aceptara el cargo de Secretario de Recursos Hídricos.

Un mes después me propuso pasar a Secretario de Asuntos Agrarios, y consideré que también podía ser útil en ese lugar y aportar lo máximo para el desarrollo agropecuario de la Provincia, por ese motivo acepté el nuevo desafío.

¿En qué sentido los recursos hídricos hoy tienen preponderancia?

Los recursos hídricos constituyen un aspecto fundamental en el paradigma de desarrollo productivo sustentable que se lleva adelante en el Gobierno de la Provincia. Hoy se sigue trabajando para dar agua a las poblaciones y potenciar el acceso al riego en las zonas ya desarrolladas y en nuevas áreas, y en ecosistemas en donde el agua es escasa, desarrollarlas utilizando el riego por goteo, o aspersión, es lo que hace rentables los proyectos.

Esto permite mejorar ampliamente los rendimientos de los cultivos, como así también diversificar la producción, incorporando nuevas alternativas que mejoran en forma considerable los márgenes financieros de los productores.

Esto, acompañado por políticas de buenas prácticas agrícolas, agregado de valor y una mejor comercialización, posibilita el impulso de las cadenas de valor locales.

¿Cuáles son los desafíos de su Secretaría de Asuntos Agrarios?

El día a día es un desafío, como también en las empresas agropecuarias, la producción es una actividad compleja, ya que la atraviesan distintos aspectos que revisten suma importancia tales como: mercados locales, nacionales e internacionales, política interior y exterior, ambiente y salud, empleo, adversidades climáticas, entre otros.

En el ámbito de la administración pública intervienen muchos factores más: lo legal, social, administrativo, presupuestario, etc.

Uno debe escuchar y atender a todos. Desde minifundistas con cultivos de subsistencia hasta productores de importantes superficies con agricultura y algunos de ellos con emprendimientos bajo riego.

Los grandes desafíos que la Secretaría ha asumido en esta gestión se orientan fundamentalmente a: eficientizar el sistema de controles en producción animal y vegetal, fortalecimiento de barreras fitosanitarias, apoyo técnico y financiero a productores, inversiones en infraestructura para riego, gestión interinstitucional con los sectores públicos y privados mediante mesas sectoriales e impulso sostenido en agregado de valor.

 

Usted que estuvo del lado del productor y ahora del lado público, ¿qué aprendió?

Que se debe escuchar, dialogar, estudiar las propuestas y consensuar.

Si estás en lo privado parece que lo público es sencillo y al revés. Siempre digo que la burocracia está en ambos lados.

Esta Secretaria se ocupa mucho de los sectores más vulnerables socioeconómicamente en el sector productivo. Ese es un aspecto que no conocía. Por ejemplo, hace unos días nos sentamos en una mesa con ellos, los intendentes, y los compradores de pimiento para pimentón. El objetivo era juntar ese abanico de intereses, consensuar muchos pensamientos y esfuerzos distintos para fijar un precio que sea rentable para todos. Ese fue un lindo desafío que salió bien, pues habían pasado dos años desde que no se aumentaba el precio y que todos se levanten conformes de una mesa significa un logro. También la importación de este producto a precios menores, que los de mercado interno, nos llevó a colaborar de forma de que el productor esté acorde a la nueva tecnología de manejo de cultivo y costos. Comenzamos un programa de capacitación en los sectores productivos de los Valles Calchaquíes.

 

Frente a los reclamos que se hacen al Estado, ¿qué opina ahora?

Que el reclamo es bueno, pero no solo trabajamos en los reclamos que muchas veces son personales, sino en todo lo que incumbe a la producción salteña. En la mayoría de los casos, el Estado puede hacer frente a las distintas demandas, cumpliendo con compromisos asumidos y otras veces, las soluciones escapan de la órbita resolutiva de este organismo, no obstante se busca acercar a las diferentes partes que pueden colaborar en la solución. Evidentemente, la principal limitante está dada por la disponibilidad de recursos humanos y financieros con los que cuenta el Estado.

Sabemos cuáles son las principales restricciones. Si pensamos en los cultivos extensivos, sin duda el flete es un factor que atenta contra el margen financiero de los productores y que podría solucionarse en alguna medida con el ferrocarril, pero es una alternativa que no tenemos todavía. Es por ello, que las políticas públicas siempre se orientaron al agregado de valor en origen, cumpliendo con la premisa del Gobernador Urtubey para “convertir granos en carne”.

En los cultivos de carácter intensivo, la comercialización es el principal impedimento, debido a los bajos volúmenes producidos que muchas veces son discontinuos y con calidad heterogénea.

En relación a cómo mejorar cultivos regionales y  darles valor agregado, es donde hay que trabajar más. El tabaco es un buen ejemplo que tiene un proceso industrial con una elevada demanda de mano de obra calificada.

Considero que hay que buscar ese avance que necesitan la mayoría de los cultivos de Salta y analizar experiencias a través de organismos internacionales para distintas áreas de la producción.

En esta semana tuvimos un buen ejemplo del proceso agroindustrial, en el cultivo de algodón donde la Empresa LIAG Argentina S.A. pudo exportar fardos de fibra de algodón a Brasil desde Talavera. Eso hay que hacer: industrializar y exportar con el menor costo posible.

Y en el tema ganadería ¿qué desafío encuentra?

La ganadería es un párrafo aparte.

Lo que veo -y en los gráficos están los números-, es que el 47% de la carne de Salta se importa. Entonces, la pregunta es: ¿A dónde vamos? Vamos a una ganadería más intensiva y poder trabajar más hectáreas.

Considero que tenemos que tener salida para esos sectores que quieren producir más, en mayor superficie y en cantidad de animales.

He ido a los mataderos municipales, y desde la Secretaría damos las habilitaciones teniendo como prioridad el control de la higiene y seguridad para garantizar la salud de la población en el consumo cárnico.

Además estamos trabajando con la Universidad Católica de Salta en el Programa Carne Segura, en donde el enfoque central es la prevención de riesgo de las enfermedades transmitidas por los alimentos. Este Programa busca incrementar el estado de salud de la población, mejorar la inocuidad y calidad de los productos que consumimos los salteños a través de la capacitación de los diferentes manipuladores de la carne. Planeamos lograrlo mediante cinco pilares fundamentales: con ayuda de la organización de programas de ETAS (Enfermedades Transmitidas por Alimentos), del fortalecimiento de la capacidad analítica, el control en los servicios de inspección, de la vigilancia de las enfermedades transmitidas por los alimentos y de la participación comunitaria.

Debo mencionar también el Programa Ganadero Provincial en el que estamos involucrados en convenio con la Cámara Regional de la Producción y la Sociedad Rural Salteña que tiene como fin incrementar el stock ganadero provincial, propiciar la eficiencia productiva, incrementar la superficie ganadera efectiva y fomentar el agregado de valor donde la materia prima se produce.

Actualmente, la región NOA exporta animales en pie a otras regiones, importa hacienda para faena y carne procesada. La ganadería sin duda representa una actividad productiva central y por lo tanto, Salta tiene que estar a la altura para poder abastecer al mercado demandante existente.

Este Programa será presentado al señor Gobernador y la señora Ministra en breve para su consideración e implementación en la Provincia.

¿Hay avances en el MBGI?

El Manejo de Bosque con Ganadería Integrada no es una receta, es una herramienta técnica y no es la única. Además, no es aplicable para todos los casos ya que depende de muchos factores (ecológicos, económicos y sociales), pero es una forma de ordenar y mejorar una realidad que está hoy sin un manejo adecuado, con lo que se puede producir de una manera diferente, incrementando la cantidad y calidad de la hacienda.

Esto es muy necesario para nuestra Provincia que tiene sectores con monte que se van degradando con el esquema de pastoreo extensivo con pasturas nativas de muy baja productividad.

¿Qué avances se prevén en materia riego?

En los planes estratégicos provinciales se apunta a pasar de 250 mil hectáreas bajo riego a 400 mil. Pero para eso hay que hacer fuertes inversiones.

A través del Programa de Servicios Agrícolas Provinciales (PROSAP), se mejoró el sistema de riego en Colonia Santa Rosa y Metán. También la obra de presurización del Río Toro, que es la más grande de Sudamérica y un gran avance para la Provincia porque mejora el rinde del tabaco y posibilita la diversificación productiva con la introducción de otros cultivos o en contra estación.

Cambiaron los rendimientos hortícolas gracias al agua y a la utilización del fertiriego.

De 1.800 kilos de promedio, se pasaron a parcelas de 3.000 mil kilos de tabaco. Son valores muy buenos y el cambio de cultivos es muy alentador.

Hay potencial para nuevos cultivos hortícolas principalmente, aparte de la ventaja del fuerte ahorro de agua, también hay un 60% más de rendimiento en los cultivos que se realizaron ensayos en la campaña pasada.

El desafío continúa: terminar en los próximos meses la obra del Río Toro que beneficia a 350 productores del Valle de Lerma, principalmente en los Departamentos de Cerrillos y Rosario de Lerma.  Son 11.571 ha productivas en total, de las cuales en esta primera etapa, 5.568 ha reciben riego presurizado.

¿El plan Belgrano tiene previsto alguna obra de riego?

No tiene previsto un plan de riego por ahora. Lo principal a mi criterio es que se termine rápidamente el ferrocarril y se licite la ruta 9/34.

Pero sí esperamos que el plan Belgrano contemple más las economías regionales.

La provincia está gestionando por más obras y esperamos que se concreten.

Ahora en la coordinación NOA- NEA está trabajando un salteño, Dr. Ignacio Lupión, que conoce perfectamente las necesidades del sector agrícola ganadero de la Provincia, eso espero que ayude a concretar más obras en la Provincia.

Es un buen momento para la Citricultura, con la apertura de mercados como Estados Unidos. ¿Hay proyectos en Salta?

La citricultura está creciendo mucho en Salta. Tuve reuniones con 4 grandes productores de Tucumán y algunos de ellos en alianza con salteños, que quieren sumar 3.000 ha. de limones; con lo cual la producción ascendería a 15.000 hectáreas, teniendo en cuenta que la producción 2017 fue de 13.360 ha. Esta superficie representa un 33% del área que destina Tucumán a los cítricos.

Esta nueva superficie de implantación, estaba en producción principalmente con cultivos extensivos de soja. Los suelos, el agua y el clima de zonas específicas de Salta poseen potencialidad agronómica para realizar estos emprendimientos concentrados principalmente en la zona Metán y Rosario de la Frontera. Se calcula que en 3 años ya pueden empezar a dar los primeros frutos.

¿Cree que mejoró el control de la langosta?

El trabajo que se realizó con la Langosta, es el fiel ejemplo de una efectiva articulación público-privada.

La provincia entregó una partida de fondos gestionada por la Federación de Entidades Rurales de Salta (FEDERSAL), a través de la cual se proveyó a los 6 comités zonales creados para este fin de los insumos necesarios para el control de la plaga.

Resulta indispensable continuar con las labores de monitoreo de la Langosta y estar preparado ante posibles apariciones de focos de la misma.

Por otra parte, y aprovechando este gran trabajo interinstitucional que se realizó con la plaga de Langostas, consideramos necesario replicar este esquema de trabajo para combatir otra plaga que está avanzando en forma considerable en toda la región NOA, me refiero específicamente a la maleza conocida como pasto o yuyo cubano.

En este sentido, convocamos a una reunión con las provincias vecinas Jujuy y Tucumán para instrumentar acciones de manejo de la misma a través de un Plan de Acción Regional que comenzaría a ejecutarse en el mes de octubre del corriente año.

 

¿La motivación de los PPP (Participación Público Privada) también llega al agro?

Todo tiene que ser de mutua cooperación para que se realicen los proyectos. El tema langosta fue un buen ejemplo. Otro que puedo mencionar es el de Lobesia en el cultivo de la vid, tan importante para la economía regional de los Valles Calchaquíes y de Salta. El Estado puede hacer gestiones técnicas, financieras y administrativas.

Por otra parte, se colabora para fijar precios de productos claves (como pimiento y tabaco) y, de esta forma lograr beneficios concretos en los sectores productivos más endebles de la región.

La participación del ámbito privado en el diseño y ejecución de políticas de Estado es imperativa, pues son ellos los que luego deben apropiarse de los programas y proyectos que se implementan para garantizar su sostenibilidad en el tiempo y el cumplimiento de las metas planteadas.

¿Qué perspectivas productivas ve en Salta para los próximos años?

Que la producción va a seguir creciendo, en todos los aspectos. En el norte de Salta se apunta al crecimiento de frutales. Observo que sigue creciendo el engorde a corral y esto es muy importante para que disminuya la importación de carne que tiene la Provincia.

Espero que se pueda avanzar en la actualización del Ordenamiento Territorial a través del trabajo en reuniones que se vienen realizando, tanto internas como externas, con amplia participación multisectorial.

De esta forma se pretende que se realicen inversiones ganaderas, que darán mano de obra y favorecerán el aumento del stock vacuno en la Provincia que tanto se reclama.

Las acciones apuntan no solo a incrementar las áreas en producción, sino también producir en forma más eficiente en las mismas. Esto se puede lograr a través de tecnificar, transformar e industrializar la producción local, lograr disminuir los costos de transporte, buscar nuevos mercados principalmente en los países limítrofes como Bolivia y Chile; e implementando siempre formas de producción sustentables.

¿Qué emprendimientos fueron los que más le enseñaron?

Llevo casi 44 años como ingeniero agrónomo. Me recibí a fines de 1974. A principios del 75 me casé y el 15 de enero del mismo año empecé a trabajar en CORFO RIO COLORADO (Corporación de Fomento del Valle de Río Colorado).

Fui Director de estudios y proyectos en la zona de riego más importante de la provincia Buenos Aires y la segunda de la Argentina. Trabajé con un administrador apasionado por transformar la producción y lograr la industrialización de los productos, trabajando con los jóvenes y educando a los hijos de los agricultores: Ing. Agrónomo Norberto Kugler.

A los profesionales que trabajamos ahí, nos incentivaba a capacitarnos por eso viví 6 meses en España en el año 1.977 donde hice el VI Curso Internacional de Ingeniería de Regadíos. Me acompañó mi señora que también es ingeniera agrónoma, 33 años después, uno de nuestros hijos hizo el mismo curso. Fue la primera vez que los padres y un hijo participaron del mismo curso.

Otro dato curioso: La actual secretaria de Recursos Hídricos de España es una argentina que hizo ese curso.

También fui a Israel a formarme en  un curso de riego y extensión agropecuaria. Kugler  nos envió a USA para capacitarnos sobre la producción de tomate bajo riego, de cebolla, ganadería intensiva (feedlot) y para abrirnos la mente a otros desafíos que tiene la agricultura bajo riego y la aplicación de nuevas tecnologías.

¿Y después pudo transferir esos conocimientos a emprendimientos salteños?

En CORFO estuve 17 años y después vinimos a Salta, hace ya 27 años. Trabajé en 3 empresas. La primera Inversora Juramento, donde aprendí que se podían hacer obras “para ayer”.

Había mucha exigencia, se construyeron: la toma, canales, caminos, el feedlot para 30.000animales, la cuarentena para 10.000 animales, y se trabajó en cultivos extensivos: trigo, maíz, sorgo, alfalfa para alimentar a la ganadería. Estuve 7 años en ese emprendimiento.

Después pase a trabajar en LIAG Argentina “el campo del australiano” como se lo conoce en Salta. Es el mayor emprendimiento bajo riego por aspersión de la Argentina.

Su dueño John Kahlbetzer tiene un gran conocimiento del riego e inversiones agropecuarias, debido principalmente a los Emprendimientos que tiene en Australia, los cuales visité durante 3 años.

De  los diez 10 años que permanecí allí, durante ocho años fui el gerente tanto en Salta como en Formosa.

Pude aplicar todo mi conocimiento en riego por gravedad y aspersión para el algodón, el cultivo tiene además un proceso industrial en el campo (desmotadora). También se realizaban cultivo de trigo en invierno y maíz y soja en verano. Me siento orgulloso de lo que hice como agrónomo ahí y en lo personal el poder modernizar las oficinas; un lugar para que vivan los empleados, y se hizo el comedor del personal. Pero mi mayor orgullo, fue poder realizar la capilla, que está ubicada en la Finca.

Terminé la parte privada en Agropecuaria Andorrana, era un campo principalmente ganadero con pocas hectáreas bajo riego. Un lindo proyecto con problemas de intrusos, que complicaban el trabajo.

Es difícil para el inversor seguir adelante el desarrollo y para el gerente trabajar en un lugar con ese tipo de conflicto.

Haciendo una síntesis, puedo decirles que siempre trabajé como Ingeniero Agrónomo desarrollista, que participé en la creación y funcionamiento del Consorcio de Riego El Tunal, en la Asociación de riego, en el Consejo Asesor del Agua de la Provincia, en la Cámara de la Producción, en la Sociedad Rural Salteña, y hoy  trabajo para consensuar los pedidos del productor y para desarrollar todo el potencial agrícola ganadero que tiene Salta, con un eje de acción centrado en su gran riqueza sociocultural, ecológica y ambiental.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *