LA MIRADA  Económica SOBRE EL CAMPO DEL NOA

LA MIRADA  Económica SOBRE EL CAMPO DEL NOA

Economía

El doctor en Ciencias Económicas Juan Lucas Dapena Fernández es el Economista Jefe para el NOA del IERAL – Fundación Mediterránea. Además de su doctorado de la UNCba es Contador Público y Master in Social Sciences de la London School of Economics. Ya radicado en Salta, luego de años en Córdoba, Buenos Aires y Londres, se ha convertido en referente del NOA en materia económica.

En el mes de septiembre dio una charla a los productores agropecuarios en la 2° Jornada de ASA Prograno. En esta entrevista para Salta Productiva se refiere a la situación económica actual a nivel nacional y provincial. Dice que el campo, junto a la obra pública, fueron los protagonistas en el repunte de la economía y explica cuáles son sus preocupaciones. También habla sobre las perspectivas para 2018.

¿Cuál es la situación económica en la que se encuentra la Argentina hoy y la que tiene específicamente Salta?

Es clara a esta altura que hay una reactivación económica en Argentina que va a hacer que el 2017 termine con un crecimiento del PBI superior al 2,7%. Esta noticia es sumamente positiva, luego de tantos años de estancamiento durante las gestiones anteriores, y de un 2016 que fue un año de sinceramiento de muchas variables y de transición económica y política a nivel nacional.

Salta, por otro lado, viene de diez años de continuidad de un mismo gobierno. Sin grandes modificaciones y esperando que el repunte económico nacional tenga su efecto positivo en la provincia.

¿Cuáles serían las medidas que podrían mejorar la economía en Salta desde la producción?

Hay un tema anterior a este, lamentablemente. Es el reordenamiento administrativo que está viviendo la provincia luego de las elecciones del 22 de octubre. Se ha explicitado una situación de déficit público que deben arreglar antes de saber con qué fondos cuentan para promover la economía provincial. Esta es una situación coyuntural que lleva a aplazar la propuesta de soluciones de fondo a los problemas económicos provinciales.

No obstante, es claro que el agregado de valor a la producción agrícola debería ser una política económica fundamental. Asimismo, impulsar y desburocratizar el comercio con Bolivia y el Norte de Chile también. Tenemos ventajas competitivas y de transporte con esos países, hay que trabajar desde la Provincia para que Nación facilite todo lo burocrático en estos mercados.

¿Qué mirada tiene del NOA la Fundación Mediterránea de la que sos su economista en esta región?

Hay subdesarrollo económico y poseemos, los niveles más altos de pobreza, indigencia e informalidad laboral. No se visualizan políticas de fondo para sacar de la pobreza a tantas personas y familias. No solo pobreza monetaria, sino estructural también. Es decir, hace falta no sólo que se incorporen al mercado laboral muchos salteños y de otras provincias del NOA, sino también mejorar servicios básicos como provisión de agua potable, gas natural, educación, etc., para así quebrar de una vez por todas la pobreza que se transmite de generación en generación.

¿Cuál es el sector que más protagonismo cobró en este gobierno y por qué?

Si hablamos del Gobierno Nacional son dos sectores: La obra pública con la construcción atrás y el campo.

¿Qué temas les afectan más a los productores?

Básicamente la inflación, la presión impositiva y la previsibilidad en el tipo de cambio. La inflación porque le altera la conformación de los costos en magnitudes que no son fáciles de estimar. Por ejemplo a cuánto va a aumentar cada insumo. La previsibilidad en el tipo de cambio porque es un sector fuertemente vinculado a la exportación. En lo posible que el tipo de cambio no se sobrevalue, es decir que la devaluación del peso argentino acompañe la pérdida del poder adquisitivo como consecuencia de la inflación. Por último, la presión impositiva, dado que es fundamental revisar los impuestos que se pagan para poder ser más competitivos a nivel internacional.

¿Cuáles son los números de la macroeconomía que hay que mirar?

Si la economía crece y la tasa de inflación baja. Y un poco más en detalle si disminuye el déficit público. Mientras más alto crece la economía, más baja la inflación y más disminuye el déficit, mejor vamos a estar.

¿Es posible no tener déficit fiscal?

Sí, pero a mediano plazo. Hay que revisar en qué se gasta. Y tratar de que la economía crezca, lo que consecuentemente traerá una mayor recaudación impositiva. El principio económico es el mismo que para una familia. En el largo plazo no puede gastar más de lo que le ingresa.

¿Cuánto impactarían al productor y por qué la reforma laboral y la reforma tributaria?

No están claras cuáles van a ser las reformas definitivas. Están en medio de las negociaciones. Pero la idea de fondo es buena, tratar de bajar impuestos distorsivos y disminuir la litigiosidad laboral y los costos que implican.

¿Qué productores son hoy los más competitivos?

Los que se manejan con mayor eficiencia. Es necesario resaltar que el Estado debía sacarle el pie de arriba al sector y lo está haciendo. Depende mucho del productor. No obstante todavía hay muchas restricciones que lo limitan en su trabajo como por ejemplo el flete y la presión impositiva.

¿Qué necesita el productor salteño para tener más competitividad con respecto a un productor de la zona núcleo?

Agregado de valor, mayores facilidades para comerciar con Bolivia y Chile, mejoras en caminos y riego, y ferrocarril en el caso de que el comercio sea con Rosario o Buenos Aires.

¿Qué perspectiva ve para el campo en 2018? 

Positivas. Pero con un ojo puesto en la inflación y en el tipo de cambio.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *