David Lacroze FUNCIONAMIENTO de la MESA DE GANADOS Y CARNES

David Lacroze FUNCIONAMIENTO de la MESA DE GANADOS Y CARNES

 

Fotos: Gentileza Germán Salomón

David Lacroze es Licenciado en Economía. El Empresario agroindustrial, fundó Zed SA, integra Cereales Maggiolo, Control Union Argentina SA y La Magdalena SA. Sus firmas en Corrientes, Salta, Venado Tuerto y en Uruguay marcan tendencias en la ganadería extrapampeana por sus adelantos basados en la integración con la agricultura. Su actual rol como coordinador de la Mesa de Ganados y Carnes es crucial para toda la cadena y un ejemplo a seguir por todos los sectores por la eficiencia con que todos los eslabones de la cadena han logrado consensos y avances para la productividad y competitividad. Antes de comenzar su charla Lacroze se sintió bienvenido en la Rural: “Hace tiempo que soy socio de esta vieja y prestigiosa institución y me siento como en mi segunda casa”.

Los desencuentros con el tema de la carne desde 1810

El 7 de mayo de 1817 el director supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata dispuso la primera prohibición de exportación con el mismo argumento que sucesivamente se utilizó después hasta Cristina Kirchner.

Hace dos siglos, apenas instalados los primeros saladeros, la tonificación de los precios que provocó el nuevo mercado de exportación, resintió el abasto a Buenos Aires. Entonces, los saladeros aliados con los ganaderos se enfrentaron con los matarifes y abastecedores, y en medio de una gran agitación popular el Gobierno cerró las industrias. Por supuesto, la intervención fracasó y los precios internos de la carne no bajaron

Lo mismo ha pasado 25 veces. Pero esa grieta que se inicia entonces, llega hasta 2015. En la primavera de 2014 nos unió el horror. Nos ayudó que el gobierno cometió más errores que nunca que nos costaron unos 11 millones de cabeza, varios miles de empleos y la desaparición de la Argentina de los mercados internacionales.

La Mesa de Ganados y Carnes

Armamos la Mesa de Ganados y Carnes. Nos juntamos matarifes, plantas frigoríficas empresas de exportación y consumo, las más importantes y empezamos a trabajar en la primavera de 2014 y en la exposición de 2015 de la Rural de Palermo pudimos presentar una propuesta de política público-privada, concebida consensuada y refrendada por los 25 eslabones de la cadena después de 200 años. Sirve para todos.

La Mesa de las Carnes está integrada por:

Asociación Argentina de Aberdeen Angus (AAA); Asociación Argentina Criadores de Hereford (AACH); Asociación Argentina de Brangus (AAB); Asociación Braford Argentina (ABA); Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (AACREA); Asociación de Productores Exportadores Argentinos (APEA); Cámara Argentina de Consignatarios de Ganado(CACG); Centro de Consignatarios de Productos del País (CCPP); Centro de Consignatarios Directos de Hacienda (CCDH); Cámara Argentina de Feedlot (CAF); Cámara Argentina de la Industria Frigorífica (CADIF); Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA); Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas (ABC); Unión de la Industria Cárnica Argentina (UNICA); Centro de Empresas Procesadoras Agrícolas (CEPA); Asociación Argentina Productores de Porcinos (AAPP); Cámara Frigoríficos Ovinos de la Patagonia (CAFROPAT) Confederación Intercooperativa Agropecuaria (CONINAGRO); Federación Agraria Argentina (FAA); Sociedad Rural Argentina (SRA); Federación Gremial del Personal de la Industria de la carne y sus derivados; Federación de Sindicatos de Trabajadores de la Carne y Afines de la Rep. Argentinas (FETSICARA); Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (UATRE); Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (FIFRA).

¿Cómo se logró?

A través del respeto por el otro, ponerse en su lugar. Por no sentirse poseedor de la verdad, por hacer autocrítica, por el manejo de disensos, por la tolerancia positiva entre nosotros.

Hay dos tipos de tolerancia: “Te aguanto porque no hay remedio” o diálogo: “podemos acceder a mejores preguntas y mejores respuestas”. De esta manera, pudimos llegar una propuesta que superaba la segmentación que tuvimos siempre en los intereses específicos de la carne. Es decir, estábamos profundamente distanciados no solo en el negocio de la carne sino también en el de la Argentina

Esta fragmentación de la cadena no fue patrimonio exclusivo de la carne. La demagogia, la corrupción, la impunidad, el relato, el monopolio de la verdad fueron signos de una patología política que el país carga desde hace décadas con una desconcertante ineptitud para superar la desintegración que nos asola desde 1810. Unitarios y federales, peronistas y no peronistas, K y no K, son expresiones concretas de la grieta que tenemos desde la revolución. Con este pasado nos preguntamos cómo logramos la convergencia de la cadena, y la respuesta es que nos ayudaron tremendamente las políticas K. Pocas veces se acumularon tantos desaciertos en una gestión de gobierno, devenida en escandaloso el aumento de la pobreza, desaparecida la moneda, quebrantada la educación, eliminada la libertad de comercio, menoscabada la justicia independiente, ausente la actividad externa y sobre todo destrozada la estructura moral de la Argentina. Esa crisis demandaba encuentro.

De esa manera nos autoconvocamos. Comenzamos en mi casa con pequeñas reuniones a la que se fueron sumando todos los actores. El encuentro de la cadena de la carne es el que necesita la Argentina. Por lo menos estamos en el camino pero sabemos que falta un largo trecho.

¿Cuáles fueron los pilares?

Restaurar la confianza que es el elemento aglutinante por excelencia de cualquier equipo, grupo o país. El segundo: recuperar la esperanza, en nuestro caso es la cadena. No es mirar el futuro como salvación, es estar pensando en el tiempo con tarea. Y el tercer pilar es empezar a sentir con el otro. Tener empatía.

En definitiva construimos capital social, lo que está intentando este gobierno y esta cadena. La idea de esta charlar es avanzar también en una cadena en el NOA. Las cadenas son ámbitos de consenso y de enriquecerse en la diversidad. No es más que eso. Pero es un avance social inmenso.

En el siglo XIX el capital de una sociedad era la estructura, en el siglo XX, la educación, y en el siglo XXI, el capital social es lo importante: las organizaciones de una sociedad que prometen confianza y solidaridad. Es más importante que el capital económico.

¿Qué lograron en la Cadena de Carnes?

Entre todos pudimos encontrar los grandes temas de la cadena Y con un criterio basado en la competitividad le pudimos dar un orden de prioridades.

La segunda cosa fue unificar las voces. En general iba un señor a pedir velas, iba otro a pedir reembolsos, y todos al mismo organismo público. Estamos tratando de hablar como un todo, y no como una parte.

La tercera cosa que logramos es llevar los grandes temas de la ganadería a las más altas esferas de decisión de la nación.

¿Por qué los recibe el presidente con su gabinete teniendo tantos problemas más graves como la pobreza?

Primero nos preguntamos por qué el presidente le dedica tato tiempo, más de dos horas a las reuniones. Nos dimos cuenta de que no era por la importancia de la carne como centro de atracción sino era por la cadena en sí misma donde estaban todos los eslabones lo que le importaba. Macri la quiere mostrar el ejemplo de construcción social que necesita el país.

Y el segundo tema que compartimos es la informalidad que arruina la competitividad. Y para este gobierno y para la mirada del mundo hacia el país, la competitividad argentina es un tema central.

El tercer punto de interés para el presidente es la carne. Nos presta atención de manera impresionante. Nos llama y pregunta cómo vamos porque también es un acicate para sus ministros porque lo que demandamos para el sector público, lo manejamos con distintos tiempos. En un año nos podemos fundir, en cambio en el sector público es un tiempo burocrático. Propuestas nuestras le sirven para apretar a sus equipos.

¿Cuáles son los logros específicos?

De tranquera para adentro pedimos productividad y competitividad tranqueras para afuera. Palabras parecidas pero no lo son.

Si nos comparamos con el mundo en Productividad estamos muy mal. Superamos solo a Brasil, Paraguay, China, La India, Uruguay.

La diferencia en función de kilo que produce un país por cabeza del rodeo es tremenda. Tenemos más o menos 53 millones de cabezas y producimos 2.800.000 toneladas lo que da 56 kilos por cabeza de rodeo (una especie de índice de extracción), pero Estados Unidos tiene 126 kilos.

Podemos decir: “Estados Unidos es riquísimo, lo hace de hobbie, podemos buscar excusas pero saquemos a Estados Unidos. Canadá, 92, Unión Europea, 89. Países parecidos a nosotros pero con clima más adversos: Australia 79. Nueva Zelanda 64, contra 56 de Argentina.

Aunque todavía le ganamos a Paraguay, miremos lo que era hace diez años nuestro vecino o Uruguay o Brasil que es el primer exportador del mundo con 1 millón ochocientas mil toneladas. Y nosotros que antes los superábamos solo exportamos 230 mil toneladas. Aumentamos el 30 por ciento este año y decimos: ¡Qué bueno vamos a llegar 300 mil!”

Esto es lo que nos trajo esta política estar pensando en distribuir y no agrandar la torta, la grieta del campo y la ciudad. Del campo y Cristina. Cuando miras los números recién te das cuenta de lo que perdimos. El hombre es un animal de costumbre y nos acostumbramos a la decadencia.

 ¿Cómo se levanta la productividad?

Hay muchas cosas centrales: No podemos obtener 60 terneros cada cien vacas. Revertirlo no requiere muchos recursos materiales, demanda conocimientos, manejo de toros, lactancia, pasturas…

En la Argentina se producen 225 kilos las dos media reces. Estados Unidos hace 600 kilos. Pero no vamos tan lejos. Uruguay tiene 250 kilos. Esos 25 kilos de deferencia nos harían duplicar la exportación que aumentaría a 600 mil toneladas, si supiéramos ir de los 350 kilos de novillo liviano a los 450 del novillo pesado. Eso solo nos haría duplicar las exportaciones.

 ¿Qué hace la cadena para lograr productividad?

Estamos pensando todas las posibilidades que nos podamos imaginar con desgravaciones marginales que no tengan costo fiscal. Cuando lo discutimos con los funcionarios entendemos que por ahora no es posible. Es difícil pedir un subsidio cuando tenemos 30 por ciento de pobreza en el país. El precio de un animal es de dos dólares el kilo vivo, que aunque el dólar esté alto o bajo, nunca hubo ese precio que yo recuerde. Es un precio razonable. .

Tenemos que abaratar la recría para ir al novillo pesado y para eso se necesitan créditos. Estamos avanzando y creemos que saldrá a fin de año la puesta en marcha de la garantía prendaria sobre el valor del ganado. Es muy difícil que alguien hipoteque su departamento para comparar un lavarropas. De la misma manera, que alguien hipoteque su campo para comprar ganado. Queremos lograr que la tasa de la hipoteca de Banco Nación sea a la misma tasa que la prenda. Si le vemos futuro a la ganadería y hay confianza en este gobierno, creemos que esa garantía será tan segura como una hipoteca.

SENASA bloquearía los terneros que están como prenda, entonces el productor no podría venderlos y este sistema hace que el banco opere más seguro.

 ¿Qué hace la cadena para lograr competitividad?

La capacidad de un país para colocar productos o servicios en otro, superando en calidad y precio a otros competidores, es donde tenemos terribles problemas.

Los frigoríficos serios que quieren crecer no pueden si tienen un competidor en negro, no pagan impuestos a las ganancias, no pagan ingresos brutos, las cargas sociales. Nosotros no lo notamos tanto en nuestra zona pero en cuanto se empieza a concentrar oferta y demanda, afecta al que está en regla y gana el que trabaja en negro. El único frigorífico más grande de la Argentina mata 1500 cabezas por día y en Estados Unidos matan 6 mil. Entonces la competitividad es un problema de escala. Las faenas de las cooperativas están siendo cercadas y es una excelente noticia para la cadena.

No hemos avanzado con la ley federal de carne que hace a la salud de la gente, que tenemos pendiente.

El mercado de futuro de las carnes, es un excelente instrumento y lo logró la cadena con el sector público.

En el rubro cuero, solo por estar en este negocio exclusivamente arancelario, se gana el 18%. Estamos involucrados, la cadena, AFIP y los funcionarios nacionales para eliminar estas distorsiones gradualmente, en tres años bajaremos del 18 al 0% teniendo en cuenta que hay 10 mil personas trabajando en el área.

Un desafío que, sosteniendo un consumo interno por habitante similar al actual, el más alto del mundo, llevaría los ingresos por exportaciones de los U$S 1.600 millones proyectados para este 2017 a los U$S 10 mil millones anuales.

¿Cuáles son los mercados a los que apuntamos?

Otra de las herencias del anterior gobierno es que argentina se aisló del mundo 15 años, no por una guerra, sino por voluntad propia, Cortamos la exportación a nuestro segundo cliente, Alemania, en marzo cuando estaba próximo a comenzar en junio el campeonato mundial de fútbol en 2006. No se lo olvidan más los alemanes. Imaginen lo que es recuperar ese mercado. Todos los mercados desaparecieron, tenemos que hacerlo mercado por mercado. Es una herencia pesadísima. Y por eso tenemos al presidente Macri muy involucrado.

Además de habernos aislado, el mundo está cambiando como por ejemplo el Sr. Trump que se volvió proteccionista.

El consumo interno está en el límite, con un promedio de 120 kilos anuales por habitante. Y la producción avanza más de lo que crece la exportación. Los mercados más importantes son Estados Unidos por lo que significa a los ojos del mundo que esa potencia nos compre carne, aun cuando la cantidad no sea significativa (Sería por 20.000 toneladas anuales) y nos conviene China por el volumen.

China es el principal comprador de carne argentina, Hasta mediados de año solo importaba cortes congelados. Entre enero y junio pasados, el gigante asiático representó el 40,5% de las toneladas totales de carne vacuna enviada al exterior. Ese destino se llevó 38.300 toneladas de carne local, 47,2% más que en el primer semestre de 2016. Principalmente los chinos compran cortes lejanos al gusto del consumidor argentino. Ahora se abrió también para los cortes enfriados y con hueso, pero queremos que nos compre carne congelada sin hueso. Para ello tenemos que adaptar los protocolos sanitarios.

Otro mercado que estamos peleando es la Unión Europea. Está sufriendo los embates por las crisis como Cataluña y el Brexit así que tienen que mostrar éxitos como bloque. Por eso hay una argumentación política de operar con el Mercosur. La UE ofreció comprar 70 mil toneladas sin aranceles, que deberán ver cómo se dividen Argentina, Uruguay, Brasil y Uruguay. El Mercosur pidió ampliar ese cupo a 390 mil toneladas, por lo que habrá una próxima reunión el 8 de noviembre para ajustar los números. Representa un gran impacto para la ganadería, que ya tiene la Cuota Hilton con un arancel del 20%, la Cuota 481 sin impuestos pero con exigencias de peso y edad difíciles de cumplir y la imposibilidad de exportar por fuera, porque sale carísimo.

La Unión Europea, China, y Estados Unidos son los mercados que necesitamos. Si podemos agarrarlos en estos tres meses va a cambiar la estructura por el novillo que NO tenemos y NO producimos.

El resumen de los avances

Estamos avanzando en costo de capital, inflación e infraestructura. Nos queda la presión impositiva, el costo laboral y el acceso al mercado. Creo que estamos entrando a una etapa de ir para adelante juntos como la Cadena de Ganados y Carnes. En su discurso después de las elecciones, el presidente Macri convocó al diálogo como una manera de mostrar que la segunda parte de su primer mandato está encarada de otra manera.

El camino es la cultura del esfuerzo y del trabajo, la transparencia en todo tipo de decisiones y la conciliación de la política con la ética. Ya sabemos qué caminos que no hay que tomar. Dudamos de los que sí hay que tomar pero vamos avanzando. Sabemos que la batalla no está ganada pero si no luchamos no ganamos más.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *