Sistemas Ganaderos de Cría en el  grupo CREA Anta por Sofía Padilla

Sistemas Ganaderos de Cría en el  grupo CREA Anta por Sofía Padilla

Sistemas Ganaderos de Cría en el  grupo CREA Anta

BUSCANDO LA EFICIENCIA

Por Ing. Zoot Sofía Padilla- Asesora CREA Anta

El grupo CREA Anta está formado por 11 empresas, con sus campos ubicados en el departamento Anta (desde Saravia hasta Tolloche en el límite con Chaco).

De las 11 empresas que lo conforman 10 son mixtas desarrollando la actividad agrícola y  ganadera y una sola netamente ganadera.

La actividad ganadera principal y común de todas las empresas del CREA Anta es la CRIA la cual representa el 66% de los kg producidos en el último ejercicio.

La misma se desarrolla sobre una superficie de pastura, la cual el 88% es Gatton Panic, en habilitaciones del 85% de desmontes totales y 15% con rolados de baja intensidad.

Uno de los objetivos principales del grupo CREA es generar información productiva y económica, buscando de esta manera conocer dónde estamos parados y cuáles son los puntos a trabajar para poder mejorar nuestros resultados.

Después de varios años de gestión y análisis de la información generada en el grupo, hemos llegado a algunas conclusiones que trataremos de compartir.

Los resultados productivos promedio del grupo, en la actividad CRIA en los últimos 6 años de medición son los siguientes:

 

El resultado productivo en la cría depende de varios factores, cuya ecuación básica es:

 

% de destete * Peso del destete * carga Vi/ha.

La combinación y el equilibrio de estos es lo que se debe buscar para lograr la mayor eficiencia productiva… tarea no fácil.

Eficiencia reproductiva:   En el CREA Anta la preñez promedio de los últimos 6 años es del 82% general. Dicho así estaríamos no lejos del promedio nacional de la información CREA (87%).

Al analizar por categoría se marca que nuestro problema fue la vaca segundo servicio. Para corregir esta dificultad se trabajó principalmente CON MANEJO, con el seguimiento de esta categoría como rodeo aparte, la incorporación de herramientas para el manejo de la lactancia (destete precoz y/o adelantado) y monitoreando su  CC durante el tacto, preparto y parición. Estas herramientas  nos permitieron mejorar los resultados y pasar del 58% de preñez al 88% y lo más importante, lograr mantenerlo en los ciclos reproductivos.

Otra gran problemática de nuestros sistemas es la merma preñez destete.

El promedio del grupo es de 13,5% de pérdida en los últimos 6 años, siendo la vaca que no parió y no registró evento, el gran problema y el que nos hace pensar que la toma de dato sigue siendo tarea pendiente a mejorar y es fundamental para atacar el problema.

 

Sin embargo al analizar un poco más, existe una alta variabilidad entre empresas.

En el gráfico se puede ver empresas con mermas del 22% como empresas en valores del 6% (destete 2016).

 

Cuando trabajamos y buscamos  ver qué hacen esas empresas que logran mejores resultados, surgió claramente que  el tema PERSONAL es de gran relevancia, tanto en cantidad como calidad del mismo.

El promedio de manejo del grupo es de 375 vientres  preñados por persona, pero aquellas que lograron resultados menores a 8% se manejan con menos de 300 vientres preñados por persona y en donde la recorrida diaria de los potreros, tanto por la mañana como por la tarde marca la diferencia.

La capacitación y bonificación al personal muestran también sus resultados. Siempre hablando de empresas donde la infraestructura no es una deficiencia (potreros promedio de 150 has y rodeos promedio 270 vientres)  y  se cumple con el adecuado plan sanitario básico.

2- El peso al destete es uno de los parámetros que a veces dejamos de lado cuando buscamos mejorar nuestras eficiencias productivas.  Pasar de 150 kg/cab de destete a 180-190 kg/cab , mejora 11% la producción de carne.

Para esto dentro del CREA marcamos las herramientas prioritarias en busca de un mejor peso al destete, entre ellas, la importancia de buscar un alto porcentaje de cabeza parición y el trabajar para que esta se mantenga, el no aplicar destete precoz sin objetivos claros y el equilibrio en la carga son los temas de manejo que impactan en la mejora del peso al destete.

A su vez una técnica que utilizan las empresas que se ubican productivamente en el cuartil superior es el CREEP FEEDING , que consiste en la suplementación diferencial del ternero al pie de la madre, donde el ternero además de consumir la leche materna y el forraje del potrero recibe algún tipo de suplementación en su alimentación basada al 1,5% del PV durante 120 días con un diferencial de 28 kg al destete (promedio de 9 años) y una herramienta en la que tiene un costo de 9kg de ternero por cabeza total.

3-  La carga animal, es sin dudas, el parámetro que nos ha llevado más discusiones.

En nuestra zona ganadera, más allá del total de lluvias anuales registradas (promedio 550-650 mm/año), lo que nos hace marginal es en gran medida la distribución y la aleatoriedad de las misma, con enero con secas y eneros de lluvias excesivas.

Siendo los sistemas de cría  los menos flexibles para cargar o descargar el campo ante estas situaciones  (por el movimiento de vacas preñadas y /o terneros al pie), definir la carga del campo es una prioridad, y una mala decisión en este punto, se paga durante varios años.

Como la carga, en los sistemas pastoriles, es definida por la producción  de pasto y esta a su vez por la cantidad y distribución de las lluvias, con el grupo consideramos importante medir la productividad de nuestras pasturas en los distintos meses y años.

Para esto, contamos con una herramienta propuesta por AACREA que es el INDICE VERDE NORMALIZADO (IVN), al que  validamos con cortes de pastura a campo.

Con esta herramienta conocemos la producción de materia seca de la pastura promedio de cada campaña, y con la que calculamos la receptividad de los mismos, a su vez tenemos el dato de carga reales de nuestros campos, y con esto nos marcó que pensar en una carga mayor a 0,8 EV/ha en nuestros sistemas extensivos de cría podría traernos problemas.

 

A su vez, al analizar los resultados de 6 años de gestión de 11 empresas podemos ver en los siguientes gráficos que al aumentar la carga la producción por ha aumenta hasta un punto de inflexión, en un valor aproximado a los 0,8 EV/ha, a partir del cual esta producción comienza  caer, cayendo también la producción individual (kg/cab).

 

Analizando más la información, en el tacto 2016 relacionamos  las preñeces logradas, con la carga en vientres/ha durante el  servicio.  Se ve claramente que una alta carga también influye en el resultado de preñez.

 

 

Es decir que esa carga equilibrada en nuestros sistemas es la que nos permite mantener los índices de preñez, el % de destete y el peso al destete, para poder lograr esa mayor productividad del planteo criador.

Por último, uno de los saltos en productividad que dieron las empresas de punta, fue pasar de un primer servicio de vaquillona de 24 meses a servicio de 15 meses, el cual modelizando nos lleva a una mejora de 20% más en producción de carne.

Para lograr esto, se trabaja en el peso al destete de la ternera futura reposición, y en la recría de la misma, para poder llegar con buen desarrollo a su primer servicio, realizando un destete precoz en su primera parición, buscando lograr buen resultado de preñez en su segundo servicio y mantener cabeza de parición del mismo.

 

En el gráfico se muestran  los resultados de preñez del servicio de 15 meses y la preñez al siguiente año como vaca primera parición en uno de los campos que realiza este manejo.

Sin dudas es una herramienta más en aquellas empresas que quieren dar un paso más después de que todo lo demás esta acomodado.

 

En el grupo siempre decimos que el objetivo de la cría es obtener 1 ternero x vaca x año, pero que el objetivo del empresario criador es lograr la mejor renta.

Sin dudas estas 2 cosas van de la mano.

Este gráfico nos demuestra que aun en variaciones de precio de la carne, los que se mantienen en pie son los que tienen información y toman decisiones con ellas, transformando la incertidumbre en riesgo conocido.

Por eso, para nosotros es fundamental el medir y medir, para poder  generar nuestros propios indicadores y semáforos, que nos indiquen si vamos bien o mal, y poder recalcular en el momento adecuado.

Esto es lo que hace a los empresarios exitosos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *