PLANIFICACIÓN IMPOSITIVA

PLANIFICACIÓN IMPOSITIVA

Impuestos

(parte II)

Por Cr. José Fernando Hidalgo

 

 

¿NECESITA NUESTRO PRODUCTOR DE LA PLANIFICACIÓN IMPOSITIVA?

 Creo, sin temor a equivocarme, que a nuestro productor salteño NO le hace falta que alguien se lo remarque; sabe bien de su necesidad de trabajar cada vez más en este aspecto que erosiona gravemente sus resultados productivos.

Pero nos damos con la siguiente realidad: de acuerdo a ciertos indicios, comentarios y conclusiones que surgen entre profesionales de ciencias económicas a nivel nacional y regional dedicados al sector agropecuario, es claro ver que los productores agropecuarios argentinos en su gran mayoría, no trabajan con planificación impositiva.

Ante esta situación muchos productores afirman: “A esta tarea sólo la pueden hacer las grandes empresas”. “Esto no es para mí que soy un pequeño o mediano productor.”

Claro que es parcialmente cierto, y sin dudas es una triste realidad, siendo casi siempre la excusa “la falta de recursos económicos”.

Pero tal como expresamos en la revista anterior, el esfuerzo, tiempo invertido y los costos se recuperan holgadamente, evitándose pérdidas innecesarias de flujos de fondos.

¿CÓMO PEQUEÑO O MEDIANO PRODUCTOR PODRÍA HACER PLANIFICACIÓN IMPOSITIVA?

Como pequeño y mediano productor, en lugar de preguntarme si “podría o no podría hacer planificación impositiva”, me debería preguntar: ¿debería hacerla?

Por supuesto que SÍ, y debería hacer cada año una planificación previo a la campaña productiva, ya que los elevados gastos impositivos de mi empresa tienen además, un mayor impacto relativo que en una gran empresa o grupo económico.

Algo actual y muy simple para las Pymes: ¿su empresa pyme está inscripta en el Registro MIpyME desde el 2.016? ¿Se acogió a los beneficio de la Ley Nº 27.264 de Fomento por Inversiones Productivas? ¿Ya solicitó la devolución del 5% de la Soja Plan Belgrano?

Si su repuesta es NO, entonces no hay razón para no empezar a trabajar en esta tarea pendiente o, para mejorarla y optimizarla si ya se viene trabajando en esto.

 

MOSTRANDO ALGUNOS NÚMEROS QUE PUDIMOS GANAR.

 Analicemos un simple caso práctico y actual como es el Impuesto a las Ganancias 2016, considerando sólo algunos aspectos puntuales.

Tomando un ejemplo hipotético de un productor que produjo en Salta en el año 2016:

  • Agricultura: 300 has de Maíz, 150 has de Sorgo Forrajero, y 350 has de Poroto Negro.
  • Ganadería: cría de hacienda vacuna con 800 vientres y recría.

 

Veamos ahora, los números de este mismo productor en las dos situaciones diferentes, SIN y CON Planificación:

  SIN Planificación CON Planificación

  • Impuesto Ganancias Determinado ….. ……. $ 800.000 $ 800.000
  • Saldos a Favor para Compensar por: ………. $ 620.000 $ 800.000

(De Anticipos, Retenciones, Saldo de IVA

Disp.,Cómputo del Gas Oil e Imp. al cheque).

  • Saldo a Favor de AFIP ……………………….. $ 180.000 $ 180.000
  • Cómputo 10% de Inversiones Productivas…. ( $ 0) ($ 200.000)
  • A pagar de bolsillo …………………………… $ 180.000 $ 0

¿Por qué el productor que planificó no tuvo que pagar nada a la AFIP, y en cambio el que no planificó tuvo que pagar $180.000?

 

EXPLICACIÓN:

La explicación es simple y está en la forma en cómo se trabajó en un caso y en el otro durante el 2016:

Caso SIN Planificación

 

En este caso, durante el año 2016 el productor no estuvo muy bien informado de los beneficios de la Ley de Fomento de Inversiones. Y tampoco analizó cómo esto le condicionaría su plan de inversiones en vientres y toros que estaba pensando realizar para fines del 2016 o inicios del 2017.

Además, en todo el 2016 tampoco analizó con su contador/a, cómo sería aproximadamente su Impuesto a la Ganancias 2016 que vence en el 2017.

 

En 04/2017 se reúne con su asesor/a impositivo quien le informa en esta oportunidad que ya tiene listo el borrador del Impuesto a las Ganancias 2016, a fin de cotejar datos y le comunica que tiene que pagar de bolsillo $180.000.-

Caso CON Planificación

En este caso el productor, se sentó con su asesor/a impositivo ya en 01/16, para iniciar la proyección impositiva acorde a su Plan de Producción.

 

En 08/16 volvió a reunirse por este tema, para cotejar información respecto a sus cosechas de granos, rendimientos y stocks. Y se hicieron las correcciones necesarias para reajustar las estimaciones, con datos más cercanos al cierre (12/16). Proyectándose anticipadamente, que pagaría $180.000 de bolsillo.

 

Pero, en esta oportunidad, el contador/a le comenta que se encuentra vigente la Ley de Fomento de Inversiones Productivas para pequeñas y medianas empresas, aclarando que tendría varios beneficios para el caso de su empresa, entre ellos puntualmente:

 

  • Cómputo del 10% de las Inversiones Productivas en Bienes de Uso (incluye los vientres de pedigree o puros por cruza, y los reproductores machos), como pago a cuenta del Imp. a las Ganancias.

Entonces, en 08/16 conociendo de este beneficio impositivo, decide descartar transitoriamente la opción en inversiones financieras y compras adelantadas de insumos y realizar en cambio, antes de fin de año, inversiones en vientres y toros en un monto de $2.000.000 (sin IVA).

Esto le permitiría en el 2017, poder tomar como pago a cuenta para Ganancias $200.000 (que es el 10% de los $2.000.000).-

Finalmente a este productor le quedó la situación más favorable de no tener que abonar nada. Y se AHORRÓ de pagar $180.000 (como se observa en cuadro anterior).

 

Y además, con la posibilidad de convertir el IVA Crédito de estas compras ($210.000 que es el 10.5% de los $2.000.000), en un Saldo Disponible para cualquier otro impuesto de AFIP, evitando abultar los saldos a favor de IVA que no se recuperan.

ENTONCES…

Como lo indicamos en la revista anterior, para lograr una Planificación Impositiva Estratégica, la experiencia nos indica que se requiere previamente de tres factores:

 

  • La decisión del productor, con “aptitud de cambio” frente a esta temática.
  • El trabajo conjunto entre el productor y su asesor/a impositivo.
  • El conocimiento práctico sobre la actividad productiva y de Planificación Impositiva, por parte del asesor/a impositivo.

¡Estimado productor y colega, tenemos los medios para hacerlo! Trabajemos para “profesionalizar” y “empresarializar” la producción agropecuaria, en busca de su mayor competitividad.

CONCLUSIÓN:

No hagamos esto por obligación o porque nos “llegó la hora”, sino lo hagamos convencidos que nos hará ganar plata, evitar dolores de cabeza con la tranquilidad que cumpliremos ordenadamente con las normativas vigentes, sin comprometer nuestro futuro.

 

Es necesario que nuestro productor confíe e informe a su asesor/a impositivo todo lo que sucede en su empresa agropecuaria para que pueda ser ayudado más y mejor.

Y que nosotros los contadores, nos comprometamos con el sector y nos preparemos profesionalmente para este desafío y oportunidad al mismo tiempo.

 

 

 

*Contadores Asociados Hidalgo & Carrasco

Especialistas en empresas agropecuarias

Rosario de la Frontera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *